Marruecos niega que disponga del sistema Pegasus

Recuerda que el fabricante de este sistema tiene 45 clientes, la mayoría europeos

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que fue el que dio a conocer el espionaje.
Alberto Ortega / Europa Press
El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, que fue el que dio a conocer el espionaje. Alberto Ortega / Europa Press FOTO: Alberto Ortega Europa Press

Marruecos no utiliza el sistema Pegasus y NSO (la fabricante del sistema del sistema de espionaje) tiene 45 clientes, la mayoría europeos. Esto es lo que afirma esta mañana el digital Le360, que, al referirse a los ataques que está sufriendo Rabat con motivo del espionaje telefónico a Pedro Sánchez y Margarita Robles, en especial desde Francia, advierten de que “el “enemigo” probablemente esté mucho más cerca de sus tierras de lo que aparentan”. “Marruecos puede insistir en que nunca ha adquirido el software Pegasus, pero algunos medios, incluidos los franceses, están disparando a toda máquina”, subraya.

“Con respecto al asunto Pegasus, el spyware diseñado por la empresa israelí NSO, los hechos pueden ser tozudos, la posición de Marruecos clara y constante, las pruebas inexistentes, ciertos medios extranjeros, incluidos los de Francia, siguen enfureciendo al Reino. Todo lo que hizo falta fue un nuevo escándalo en España para señalar, una vez más, en dirección a Marruecos”, agrega.

Señala que varios medios españoles se han preguntado sobre los hechos significativos de esta época, como la preparación de los indultos a los líderes del proceso independentista en Cataluña y la crisis diplomática entre España y Marruecos por el asunto Ghali. “Pero la reacción más virulenta provino sorprendentemente de ciertos medios franceses”.

“Estos medios se han mostrado especialmente selectivos con los países denunciados, y sólo han citado a 11 de ellos, incluido Marruecos, mientras que resulta que NSO tiene en cartera al menos 45 clientes, en su mayoría europeos”. “No hubo, curiosamente, ningún cuestionamiento sobre estos países europeos, que sin embargo cuentan con Pegasus. El único estado europeo que ha sido citado es la Hungría de Viktor Orban, una verdadera manía de los globalistas europeos”.

“Marruecos ha sido muy claro: se niega formalmente cualquier compra o uso del software Pegasus. Y ha presentado denuncias, solicitando la citación de los medios franceses y de otros países por difamación ante sus respectivas jurisdicciones, en particular en Alemania y España. El Reino actuó de esta forma para defender sus derechos, así como su reputación y los de sus administraciones de seguridad, que actúan en el marco del Estado de derecho”.

Recuerdan que el ministro de Asuntos Exteriores israelí, en una entrevista concedida a Le Monde, desmintió formalmente que se hubiera espiado al presidente Macron con el sistema NSO. Y que la propia empresa ha hecho lo propio.

“Las motivaciones de las partes que buscan asociar a Marruecos con Pegasus no deben buscarse en el lado de la verdad. Las acusaciones contra el Reino no sólo pretenden socavar sus fundamentos y sus instituciones que resulta gravemente inquietante”, concluye.