Bolaños llama a Robles para rebajar la tensión: “La responsabilidad es conjunta”

El ministro de Presidencia le trasladó “todo su apoyo” tras el cruce de acusaciones sobre la responsabilidad en el control de las comunicaciones del Gobierno

El Gobierno sigue enredado en el “caso Pegasus”. La gravedad de los hechos, del espionaje a los terminales del presidente y de la ministra de Defensa, ha quedado en segundo término por la guerra abierta en el seno del Ejecutivo por la responsabilidad de la brecha de seguridad, tal como avanzó este diario el miércoles. La gestión de la crisis ha provocado un cruce de acusaciones en las últimas horas entre los ministerios de Defensa y Presidencia por quién controla las comunicaciones del presidente. Tanto Margarita Robles como Félix Bolaños se pasan mutuamente la pelota de las responsabilidades.

Desde Defensa se cierran filas con los servicios de inteligencia, cuya responsable ha estado hoy, pertrechada de las autorizaciones judiciales que justificarían los seguimientos a los independentistas, en la comisión de secretos oficiales y se apunta a los protocolos que operan en el propio Gobierno. «Cada uno tiene que responsabilizarse de lo suyo», señalan fuentes consultadas por este diario.

Sin embargo, desde Moncloa puntualizan que las funciones de la Secretaría General de Presidencia, son mucho más modestas, limitándose a proporcionar los aparatos –móviles, portátiles y tablets–, gestionar su renovación y la eventual actualización de las aplicaciones. En cuestiones de espionaje, desde el Gabinete remiten al Centro Criptológico Nacional, que es quien marca los protocolos de seguridad, y que viene regulado en el Real Decreto 421/2004, cuyo artículo 2 establece el ámbito de actuación y sus funciones.

En medio de este cruce de acusaciones, el ministro de Presidencia intentó ayer rebajar la tensión con su compañera de Gabinete y llamó a Robles para apaciguar los ánimos, después de que esta llamara públicamente a dedicar «un minuto» a comprobar de quién depende la seguridad del móvil de Pedro Sánchez. En esta llamada, Bolaños trasladó a la titular de Defensa “todo mi apoyo, toda mi solidaridad y todo mi afecto”, según él mismo ha reconocido hoy en declaraciones ante los medios.

En esta intervención pública, el ministro ha aprovechado para desinflamar el clima de crispación que recorre el Gobierno, con un cisma también abierto con Podemos, y ha asegurado que “estamos trabajando, el gobierno en su conjunto, para esclarecer los hechos y después tomar medidas para que no se vuelva a repetir”, ha señalado. En este punto, Bolaños ha hablado de “responsabilidad conjunta” de todo el Gobierno para que las instituciones funcionen y se proteja el secreto de las comunicaciones.