Marlaska, el miembro del Gobierno al que han robado más datos de su teléfono

Los integrantes del Ejecutivo no han sometido regularmente sus terminales al peritaje del CCN

El robo de datos del teléfono móvil del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, se produjo mediante el programa Pegasus entre el 7 y el 26 de junio, tal y como publicó LA RAZÓN. De esta manera, queda confirmada que la intrusión tuvo tres “éxitos”, el de Marlaska, el de Pedro Sánchez y el de Margarita Robles, que fue la que dio la voz de alarma al ser avisada por el Centro Criptológico Nacional, CCN (dependiente del CNI).

La intrusión de Marlaska ha sido descubierta al haber entregado, al igual que los demás miembros del Gobierno, sus móviles al CCN, algo que se debería haber hecho con una cierta regularidad para detectar en tiempo real este tipo de ataques.

Ese aparato, al igual que los que tienen los otros miembros del Ejecutivo, son entregados, tras tomar posesión, por el Departamento de Seguridad Nacional (DSN), dependiente del Ministerio de Presidencia. En teoría, se ocupan de su seguridad, pero es el CCN el que tiene medios y contrasistemas para detectar las intrusiones.

Los teléfonos disponen de medidas especiales para frenar las intrusiones de los ciberdelincuentes. En contra de lo que se cree, tras la difusión de informes cuya credibilidad está más que cuestionada, el sistema Pegasus no es infalible y suele fallar en muchos de sus intentos. Lo que ocurre es que se ha creado la aureola de que siempre alcanzan su objetivo, según expertos consultados por LA RAZÓN.

Por ello, sorprende los rumores que circulan en las últimas horas en el sentido de que el cese de la directora del CNI se ha debido, entre otras razones, al informe elaborado por una entidad canadiense, Citizen Lab, en el que trabajan conocidos independentistas catalanes, que daba a entender que 60 secesionistas habían sido atacados con Pegasus. Este sistema, de fabricación israelí, tiene la virtualidad de ir borrando sus rastros tras producir la intrusión, por lo que resulta sorprendente que se den por buenas esas conclusiones, ya cuestionadas por expertos internacionales.

El terminal de Grande- Marlaska sufrió dos ataques en el mes de junio de 2021. En el primero de ellos le fueron sustraídos 4 megas y en el segundo un volumen mucho más importante de información, 6,3 gigas. El volumen de datos sustraídos al ministro del Interior es el más elevado de los conocidos hasta ahora, dado que a Sánchez le robaron 2,6 gigas y a la ministra de Defensa solo 9 megas, informa Ep.