El Frente Polisario anuncia que atacará el Aaiún y Dajla, la antigua Villa Cisneros

Realizará “operaciones de comando” contra estos enclaves que actualmente están gobernados por Marruecos

Mohamed Luali Akeik,
Mohamed Luali Akeik, FOTO: jmz pol

El Jefe del Estado Mayor del Ejército de Liberación Saharaui (ELPS), Mohamed Luali Akeik, ha anunciado que la guerra que mantiene con Marruecos se extenderá hacia “las ciudades saharauis ocupadas”: El Aaiún, Smara, Dajla (antigua Villa Cisneros) y Bojador, conoperaciones de comando contra objetivos marroquíes “sin afectación a civiles”. Lo que supone una nueva ampliación de la ofensiva. y un salto cualirativo en el conflicto que, de llevarse a cabo, tendrá respuesta por parte de Rabat.

En su declaración durante la ceremonia de graduación de oficiales del ELPS, recordó que “la decisión de regresar a la lucha armada no excluye ninguna región de otra”, subrayando que “todos los territorios saharauis son un objetivo legítimo para los combatientes del ejército saharaui, teniendo en cuenta la infraestructura y puntos civiles para no dañarlos”

Confirmó que “la guerra se extenderá en el futuro a las ciudades ocupadas por Marruecos, al haber saharauis imbuidos de espíritu patriótico que están completamente preparados para llevar a cabo operaciones de comando en el interior de las ciudades ocupadas contra objetivos marroquíes.”

Durante la primera guerra del Sáhara Occidental (1975-1991), los combatientes saharauis lograron abrir brechas tanto en El Aaiún como en Smara, consiguiendo liberar a centenares de prisioneros, destrozar acuartelamientos marroquíes y líneas de abastecimiento del ejército marroquí, informa Ecsaharahui.

Luali Akeik elogió la revolución argelina y su historia de éxito, describiéndola como “una experiencia histórica distinta y única que fue un ejemplo a seguir por muchos pueblos para liberar a sus países” añadiendo que “la revolución argelina está presente en la mente de los combatientes saharauis y del lado de los pueblos que buscan la liberación.

Ya finalizando, afirmó que Francia, que vive una ola de rechazo y marginación en África sin precedentes, “es la que sigue manipulando la seguridad de la región y es quien se planta frente a las iniciativas de los enviados de la ONU, erigiéndose como un obstáculo para cualquier solución que no sea la propuesta de autonomia” y concluyó, en una señal de que no habrá nuevo alto el fuego, que “29 años de alto el fuego hizo que los saharauis perdieran la confianza en el Consejo de Seguridad y en la comunidad internacional.”