Pedro Sánchez insiste en un mayor gasto militar para preservar la seguridad

El Rey Felipe VI ha reclamado a los socios de la Alianza que miren al Sur, en referencia a los desafíos a la seguridad en este área

Celebración institucional por todo lo alto para conmemorar el 40 aniversario de la entrada de España en la OTAN. Con la guerra de Ucrania de fondo, la posible entrada de Suecia y Finlandia en la Alianza cada vez más cerca y la celebración de la próxima cumbre en tan solo un mes en Madrid, el Teatro Real ha sido el escenario para los actos de este cumpleaños redondo, que ha presidido el Rey, Felipe VI.

El Monarca ha llegado a las escalinatas del Teatro Real diez minutos antes del inicio del acto y ha posado en la foto de familia flanqueado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente de la Alianza, Jens Stotenberg, con quienes ha charlado animadamente antes de entrar en el auditorio. Además, también estaban presentes los expresidentes, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

Tras la entrada del Rey en el anfiteatro, la Orquesta Sinfónica de Madrid ha arrancado con la interpretación del Himno de España, que todo el auditorio ha escuchado en pie. A continuación, tras la interpretación de la obertura Leonora número 3 del compositor Beethoven, ha tomado la palabra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El Jefe del Ejecutivo ha hecho hincapié en que es preciso abordar una mayor inversión en el gasto militar con el fin de garantizar la estabilidad y la seguridad ya que conflictos como el de Ucrania, que se está librando a las puertas de Europa, ponen en riegos los valores democráticos, la libertad y el estado de derecho. En este sentido, y con parte de su Consejo de Ministros en contra de la OTAN y el aumento del gasto militar, Sánchez ha insistido en que hay que trasladar a la ciudadanía la necesidad de invertir más en defensa con el objetivo de garantizar nuestra independencia.

“Voy a transmitir a los españoles que debemos hacer ese esfuerzo, porque mucho mayor es el coste de quedarse de brazos cruzados mientras se pone en jaque lo más elemental, lo más fundamental de nuestra sociedad, como es la libertad y nuestro modelo de convivencia pacífica y democrática”, ha advertido Sánchez.

Respecto a la pertenencia a la Alianza, el presidente Sánchez ha indicado que “pertenecer a la OTAN es fundamental para garantizar lo que somos, nuestro modo de vida, nuestra estabilidad y el futuro de las generaciones próximas”. Ha finalizado con unas emotivas palabras, al asegurar que “los aliados hemos elegido estar en el lado correcto de la historia, defendiendo una vez más la paz, el derecho internacional y hacerlo además con convicción y sin temor, promoviendo todo aquellos que los aliados defendemos que es, en definitiva, un mundo más justo , próspero y seguro”.

Por su parte, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha destacado la ubicación geográfica española, “cruce de caminos entre América y África, frontera de continente y puente entre culturas” que juega un papel fundamental para la protección de la Alianza. Además, ha enumerado algunas de las misiones en las que las fuerzas armadas españolas han participado con la Alianza como los Balcanes o Afganistán. A día de hoy, ha recordado, están participando en la misión de entrenamiento en Irak o en la policía aérea del báltico, entre otras. En este sentido, ha puesto en valor la “dedicación y profesionalidad” de las Fuerzas Armadas españolas.

A renglón seguido ha incidido en la celebración, dentro de un mes, de la Cumbre de la OTAN en Madrid. “Una cumbre histórica”, según ha dicho, porque el contexto es distinto así como las amenazas.

A continuación, ha tenido lugar una mesa redonda entre los exsecretarios de la OTAN: Willem Claes, Anders Fogh Rasmussen, George Robertson y Javier Solana, quienes han debatido sobre el futuro de la Alianza con especial atención a la situación en Ucrania, así como la incorporación de Suecia y Finlandia a la OTAN

El Rey Felipe VI ha clausurado el acto y durante su discurso ha vuelto a tener -como viene siendo habitual en sus últimas alocuciones- un recuerdo para las víctimas de la invasión rusa, que ha tachado de “inaceptable”. “Lamentablemente la circunstancias que rodean este aniversario no son las que hubiéramos deseado”, ha dicho. “En estas circunstancias nos une nuestro apoyo a Ucrania porque lo que está en riesgo no es solo su soberanía e integridad territorial”, ha dicho.

Durante su discurso se ha referido al significado que hace 40 años supuso izar la bandera de España, junto a la de la OTAN y los aliados: “Nuestro país comenzaba a caminar, por la senda que nosotros elegimos, para avanzar junto a otros pueblos que también creen en la libertad, en los derechos humanos y en la seguridad compartida”.

Además, ha puesto en valor las Fuerzas Armadas españolas que se han beneficiado del “impacto en la modernización” mientras que la OTAN lo ha hecho de “nuestra perspectiva estratégica distinta y enriquecedora”. En este sentido, Don Felipe VI ha reclamado a los socios de la Alianza que miren al Sur, en referencia a los desafíos estratégicos del flanco sur como consecuencia de la amenaza yihadista y el creciente aumento de la presencia rusa, allí. “España comparte, plenamente, y en este preciso momento, todavía más, la importancia crucial de mantener una sólida disuasión y defensa en nuestro flanco oriental (....) Pero nuestra seguridad colectiva también requiere que la Alianza preste cada vez más atención a los desafíos de la dirección estratégica Sur”, ha subrayado.

No en vano, la situación de inestabilidad en el Sahel es una de las preocupaciones creciente relacionadas con la seguridad, debido, en parte al aumento de la presencia de mercenarios rusos así como los grupos yihadistas que campan a sus anchas.

Invitados

Hasta aquí se han desplazado cerca de 300 invitados, entre los que destacan los expresidentes como Junto a ellos, algunos de los exsecretarios generales de la Alianza, como el español Javier Solana (al frente de la OTAN entre 1995 y 1999), el danés Anders Fogh Rasmussen o el holandés Jaap de Hoop Scheffer. Pero también están invitados los integrantes del Consejo Atlántico y los embajadores en España de los 30 países aliados.

Por parte del Gobierno, también acudieron la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera; los ministros de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación; José Manuel Albares; de Justicia, Pilar Llop; la de Defensa, Margarita Robles; la de Hacienda y Función Pública; el del Interior, Fernando Grande Marlaska; el de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas; y de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños. Entre los ausentes, los miembros del Gobierno que forman parte de Unidas Podemos, que no han acudido a los actos institucionales dela efeméride.

Además de autoridades militares y civiles relacionados con la Alianza, al acto también el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo; la presidenta del Consejo de Estado, María Teresa Fernández de la Vega, y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida.

Fue hace cuarenta años, el 30 de mayo de 1982 cuando España se embarcó en una de sus aventuras de Defensa más polémicas e importantes que marcaron su futuro militar; su adhesión oficial a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).