Sánchez exhibirá gestión y afeará el veto del PP a las mejoras sociales

En su primer cara a cara en el Senado, el presidente sacará pecho ante Feijóo de los datos de paro y criticará el «ruido» de la oposición para opacar los éxitos del Gobierno

El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, encabeza la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, ayer en Ferraz
El secretario general del PSOE y presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, encabeza la reunión de la Ejecutiva Federal del PSOE, ayer en Ferraz FOTO: Cézaro De Luca Europa Press

La campaña en Andalucía tendrá uno de sus focos, en los próximos días, en lo que ocurra en Madrid. En concreto, en las Cortes Generales. Hoy, el Senado será escenario del primer cara a cara entre Pedro Sánchez y Alberto Núñez Feijóo. Mañana, el presidente se enfrentará a otra larga comparecencia sobre el viaje a Rabat y el Consejo Europeo, en el que se medirá la soledad del Ejecutivo en el Congreso. En Moncloa quieren aprovechar el primer rifirrafe dialéctico entre el presidente y el nuevo líder de la oposición para confrontar modelos de gobierno, exhibir gestión y poner a Feijóo frente a sus contradicciones.

En el Ejecutivo no ocultan que la cita tiene trascendencia, más si cabe, en un contexto de contienda electoral en Andalucía, donde cada paso cuenta; pero, de puertas afuera, intentan restarle importancia, enmarcándolo dentro de la cotidianeidad. «Absoluta normalidad, no ha cambiado nada, sigue siendo el líder de la oposición y por tanto con los usos y costumbres de la Cámara», señaló ayer la portavoz gubernamental, Isabel Rodríguez, criticando que Feijóo «crea que todavía es presidente de la Xunta de Galicia» y descartando que Sánchez vaya a variar en algo su agenda –actualmente acude al Senado cada dos meses aproximadamente– para medirse más a menudo con el líder gallego.

Fuentes gubernamentales deslizan cuáles serán las líneas argumentales del discurso que el presidente desplegará ante Feijóo. Sánchez presumirá de gestión y confrontará con el PP, recordando, que «votan en contra de cualquier mejora, por muy buena que esta sea». Esta estrategia se apoya en dos puntales: el último dato del paro y la prórroga, en forma de nuevo decreto, del plan de choque para paliar las consecuencias de la guerra en Ucrania. El presidente presumirá del dato económico, que se sitúa por debajo del umbral de los tres millones de parados, y atacará al líder del PP por acusar al Gobierno de maquillaje estadístico con estas cifras.

Además, Sánchez cuestionará el perfil de hombre de Estado que Feijóo quiere proyectar, recordándole que votó en contra del decreto de medidas anticrisis –que preveía rebajas en los precios de la luz y el combustible– y conminándole ahora a facilitar la aprobación de su prórroga. Ya lo avanzó la semana pasada en el Congreso, cuando señaló a los populares con sorna: «A ver si esta vez tenemos más suerte y los que dicen que aman a España apoyan medidas que son buenas para los españoles».

Sánchez pondrá de relieve esta «actitud negacionista» del principal partido de la oposición con otras cuestiones, como el ejercicio constitucional de la renovación del CGPJ y demás reformas a las que el PP se ha opuesto, como la reforma laboral o la subida del salario mínimo. De este modo, Sánchez buscará erosionar el imagen de moderación que tanto Feijóo como Juanma Moreno quieren exhibir en campaña, posicionándoles en contra de las mejoras que el Gobierno ha impulsado en estos cuatro años.