España desplegará otra fragata con la OTAN en el Mediterráneo

La “Reina Sofía” se unirá a la misión “Sea Guardian” el lunes. La Armada tendrá cuatro buques y 650 marinos en operaciones navales aliadas

España vuelve a mostrar su compromiso con la seguridad aliada y continúa aportando efectivos y medios a misiones de la OTAN. En esta ocasión, a los despliegues reforzados ya activos tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia, se une una nueva fragata, la «Reina Sofía», que partirá el lunes desde Rota (Cádiz) para integrarse en la misión «Sea Guardian» de la Alianza en el Mediterráneo.

Y para despedirles y escenificar ese compromiso -a un mes de la Cumbre de Madrid y en el aniversario del ingreso de España-, la ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha desplazado hoy hasta la base gaditana, donde ha destacado que «esta misión pone de relieve el compromiso de España con la OTAN en algo que es muy importante: la seguridad marítima y sobre todo la seguridad en el Mediterráneo».

“Sé que son días muy malos, pero quería darles las gracias personalmente porque es bueno que se ponga en valor lo que se hace desde aquí en la OTAN y el trabajo que hace España, y que la seguridad en los mares es gracias al trabajo de todos y cada uno de ustedes”, ha dicho la titular de Defensa a la dotación.

195 marinos

La «Reina Sofía», la cuarta de las fragatas de la clase «Santa María» a las que sustituirán las F-110, tiene una dotación de 195 efectivos, entre ellos un Estado Mayor reducido, un equipo de seguridad de Infantería de Marina y una Unidad Cinológica. El despliegue tendrá una duración prevista de algo menos de un mes y durante este tiempo realizará tanto tareas de vigilancia como ejercicios con otras marinas aliadas. Y aunque en principio su área de operaciones será la zona comprendida entre el Estrecho de Gibraltar y las islas Baleares, no se descarta que pueda adentrarse más en el Mediterráneo oriental.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, con la dotación de la 'Reina Sofía'
La ministra de Defensa, Margarita Robles, con la dotación de la 'Reina Sofía' FOTO: Nacho Frade Europa Press

Al frente de todos ellos, el comandante de la “Reina Sofía”, capitán de fragata Juan José Belizón Izquierdo, quien ha explicado que el objetivo de este despliegue “es tener conocimiento del entorno marítimo, de qué ocurre en el Mediterráneo, prevenir atentados terroristas y minimizar los riesgos de otras posibles acciones de seguridad que puedan ocurrir en la zona”.

Durante su visita, Robles también ha podido ver un simulacro de búsqueda y localización de individuo con la ayuda de “Bolt”, un perro de la Armada de los que se embarcarán en la “Reina Sofía”.

La operación «Sea Guardian» de la OTAN nació en 2016 como continuación de la misión antiterrorista en el Mediterráneo «Active Endeavour» (creada tras los ataques del 11-S). Entre sus cometidos están el apoyo marítimo a la lucha contra el terrorismo, la contribución al conocimiento del entorno marítimo, la construcción de capacidades regionales de Seguridad marítima, mantener la libertad de navegación o luchar contra la proliferación de armas de destrucción masiva.

España contribuye desde sus inicios (al igual que a «Active Endeavour» anteriormente) en diferentes periodos todos los años. Y normalmente lo hace, según explica el Estado Mayor de la Defensa (EMAD), con hasta cuatro salidas al mes de un avión de patrulla marítima, con un submarino en dos períodos de 45 días (uno por semestre), con un patrullero de altura listo para salir a la mar en 48 horas a petición y con un buque de mando con un Estado Mayor embarcado disponible para liderar la operación puntualmente. Además de con autorización diplomática permanente para las bases de Cartagena (Murcia) y Rota, y colaboración en apoyo asociado a aquellas unidades navales que transitan por el área de operaciones de «Sea Guardian».

Este mismo año el Buque de Acción Marítima (BAM) «Audaz» se integró en esta operación en marzo y en 2021 la Armada desplegó el submarino «Tramontana» en verano.

Con este nuevo despliegue, España contará con cuatro buques y unos 650 marinos en tres grupos navales de la OTAN. Así, desde principios de año la fragata «Blas de Lezo» está integrada en la agrupación permanente de superficie nº2 (SNMG-2), a la que se unió hace poco el Buque de Aprovisionamiento en Combate (BAC) «Cantabria». Mientras, el Buque de Acción Marítima (BAM) «Meteoro» está desplegado con el grupo de medidas contraminas nº2 (SNMCMG-2), el cual lidera. Los tres tienen como teatro de operaciones el Mediterráneo y el Mar Negro, aunque el conflicto en Ucrania ha hecho que no crucen el Bósforo para entrar en este último.

En cuanto a otras misiones de disuasión, España también contribuye a la Policía Aérea del Báltico con 140 efectivos y cazas de combate en Lituania, y a la Presencia Avanzada Reforzada en Letonia, con 500 efectivos, blindados y artillería pesada. En breve se desplegará una batería de misiles y un centenar de militares más.