Marruecos refuerza militar y policialmente la frontera con Argelia para evitar infiltración de inmigrantes

Medio millar de subsaharianos permanecen escondidos en la región de Nador para intentar nuevos saltos

Frontera entre Marruecos y Argelia en la zona de  Bin Lajraf. EFE/ María Traspaderne
Frontera entre Marruecos y Argelia en la zona de Bin Lajraf. EFE/ María Traspaderne FOTO: María Traspaderne EFE

El Ejército y las Fuerzas de Seguridad marroquíes han reforzado de forma considerable su presencia en la frontera con Argelia, especialmente en el paso de Maghnia y otros cercanos, según han informado a LA RAZÓN fuentes de la zona.

Rabat ha acusado oficialmente a Argelia, tal y como publicó ayer este periódico, de estar detrás de la infiltración de unos 2.000 sudaneses, que fueron los que protagonizaron los altercados con la Policía durante varios días hasta consecutivos hasta culminar en el intento de salto del vallado de Melilla, con las trágicas consecuencias ya conocidas.

Se considera que se trata de una maniobra de desestabilización conducente a poner en cuestión las buenas relaciones que en estos momentos mantienen España y Marruecos y que tanto han irritado a Argelia por el reconocimiento del plan de autonomía para el Sáhara. Una auténtica acción de “guerra híbrida”.

Por otra parte, se ha detectado la presencia de unos 500 subsaharianos, procedentes de varios países de África Occidental que estarían escondidos en zonas boscosas de la región de Nador, próxima a Melilla, y que estarían a la espera de que se relajen las medidas de seguridad que se han implantado (también en el entorno de Ceuta) para evitar nuevos saltos del vallado.