La OTAN aprueba su Concepto Estratégico en Madrid con Rusia como principal amenaza y mención expresa al flanco sur

Esta alusión era una de las prioridades del Gobierno español de cara a la cumbre de la capital que tildaron como “histórica”. La Alianza reconoce las amenazas en el Sahel y habla de combatir las híbridas

Era uno de los objetivo de la cumbre de la OTAN: aprobar el Concepto Estratégico de Madrid que supone actualizar la hoja de ruta de la Alianza para la próxima década. Este mediodía, en el marco de la celebración de la Cumbre, los socios han dado luz verde al documento que sitúa a Rusia como “la amenaza más importante” para la seguridad, seguida del terrorismo; e incluye las amenazas híbridas como la presión migratoria y el chantaje energético como arma de presión política que podría invocar el artículo 5.

En este sentido, señala el documento, que Rusia tiene intención de desestabilizar el flanco sur y, añade, que los conflictos e inestabilidad en África y Oriente Medio afectan a los socios de la OTAN. Se trata de la primera vez que los miembros de la Alianza hacen una mención expresa a su flanco sur para reconocer que, la situación en que se encuentran estas regiones, puede ser “terreno fértil” para las actividades terroristas y de los “competidores estratégicos” de la Alianza, en referencia principalmente a Rusia, pero también a China a quien consideran en el texto como “desafío”.

La mención al flanco sur era una de las prioridades del Gobierno español de cara a la cumbre de Madrid, en la que los aliados han aprobado su nuevo Concepto Estratégico en el que se recogen las amenazas a las que se enfrenta la Alianza y se plantean las estrategias para hacerlas frente. En este sentido, fuente del Gobierno han asegurado que “España ha puesto especial esfuerzo en que se dedicara un párrafo al Sur, de manera que se refuerza su presencia con mención específica al Sahel, que es calificada como zona interés estratégico para la Alianza”. En concreto, en el documento aprobado hoy se dice explícitamente: “El conflicto, la fragilidad y la inestabilidad en África y Oriente Próximo afecta directamente a nuestra seguridad y a la seguridad de nuestros socios”.

La OTAN reconoce que, en Oriente Próximo y en el norte de África se enfrentan a “desafíos de seguridad, demográficos, económicos y políticos interconectados” que “se ven agravados por el impacto del cambio climático, instituciones frágiles, emergencias sanitarias e inseguridad alimentaria”. Destaca que, “esta situación brinda terreno fértil para la proliferación de grupos armados, incluidas organizaciones terroristas” y al mismo tiempo “permite una interferencia desestabilizadora y coercitiva por parte de los competidores estratégicos”.

Amenaza híbrida

Otro de los puntos del nuevo concepto estratégico hace mención a las amenazas híbridas como la de los flujos migratorios o el chantaje energético. En concreto, el documento señala que “invertiremos en nuestra capacidad para prepararnos, disuadir y defendernos del uso coercitivo de tácticas políticas, económicas, energéticas, de información y otras tácticas híbridas por parte de actores estatales y no estatales”. No es una decisión baladí dado que en los últimos meses la Alianza ha sido víctima de avalanchas migratorias tanto en el flaco sur como en el este. También hay que destacar que menciona a los actores tanto estatales como no estatales. En este punto, grupos de mercenarios rusos, como los Wagner, están incrementando su presencia en el Sahel, aprovechando la inestabilidad política así como el aumento de los grupos terroristas en la región. “Las operaciones híbridas contra los Aliados podrían alcanzar el nivel de un ataque armado y llevar al Consejo del Atlántico Norte a invocar el Artículo 5 del Tratado del Atlántico Norte. Continuaremos apoyando a nuestros socios para contrarrestar los desafíos híbridos y buscaremos maximizar las sinergias con otros actores relevantes, como la Unión Europea”, recoge el texto. Fuentes gubernamentales inciden en que “la instrumentalización de los flujos migratorios era un asunto que llevaba tiempo debatiéndose”, es decir; que no ha sido incorporado en el último momento.

Otra de las ideas destacadas hace referencia a la integridad territorial de los aliados, un tema sobre el que se ha debatido mucho en los últimos días en España ante la posibilidad de que la Alianza hiciese una mención explícita a Ceuta y Melilla en el documento. Pese a no producirse, y a no mencionarse de forma expresa en el texto, incluyen que “la OTAN es una alianza defensiva, nadie debe dudar de nuestra fuerza y determinación para defender cada centímetro del territorio aliado, preservar la soberanía y la integridad territorial de todos los aliados y prevalecer contra cualquier agresor”. Esta idea la han repetido tanto Jens Stontenberg como Joe Biden varias veces desde el inicio de la Cumbre en Madrid. Se habla mucho del tema de soberanía e integridad territorial. Estos términos desaparecieron del concepto de 2010, pero se recuperan en el concepto de Madrid. Fuentes gubernamentales señalan que, para la propuesta española era un matiz “importante” porque “la integridad territorial de los aliados la define cada país miembro; mientras que si se habla solo de la integridad territorial aliada te lleva al artículo 6″.

Paralelamente, los líderes de la OTAN se han comprometido a desplegar más fuerzas “robustas” y “listas para el combate” en el flanco oriental de la Alianza, para así ampliar los actuales batallones desplegados en ocho países del este de Europa.