Balance de la Cumbre de la OTAN: “Cero incidentes, cero detenidos”

Grande-Marlaska aplaude la “profesionalidad” del dispositivo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que ha garantizado la normalidad en el cónclave

Miembros de la policía nacional a su llegada a la primera jornada de la cumbre de la OTAN en el pabellón de Ifema en Madrid.
Miembros de la policía nacional a su llegada a la primera jornada de la cumbre de la OTAN en el pabellón de Ifema en Madrid. FOTO: Fernando Villar EFE

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska ha clausurado el Centro de Coordinación del dispositivo de seguridad para la Cumbre de la OTAN que, durante dos días, se ha celebrado en Madrid. Marlaska ha agradecido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad el trabajo e hizo un balance positivo: “Cero incidentes, cero detenidos. “Coordinábamos a verdaderos profesionales”, dijo el titular de Interior que mostró su gratitud y la del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. “Nos gustaría que este resultado se diera en todos los acontecimientos que tenemos que gestionar”. “Eso implica que sois unos auténticos profesionales”, reiteró, clausurando así el que ha sido el mayor dispositivo de seguridad de la historia reciente de España.

Varios agentes de la Guardia Civil  en la base de Torrejón de Ardoz.
Varios agentes de la Guardia Civil en la base de Torrejón de Ardoz. FOTO: EUROPA PRESS/A.Ortega.POOL Europa Press

Esta cita que ha congregado a jefes de Estado y de gobierno suponía un “desafío” para el que se activaron 6.550 agentes de la Policía Nacional y 2.400 guardias civiles, a los que se sumaron efectivos de la policía municipal, bomberos y los servicios de emergencias de Madrid. El operativo, bautizado como Eirene, blindó Madrid durante dos días, hasta el punto de que, tanto desde Interior como desde Presidencia, se enfatizó mucho la necesidad de concienciar a la ciudadanía de los problemas de movilidad que se producirían en toda la ciudad. Se recomendó incluso el uso del transporte privado y a las empresas que facilitaran el teletrabajo (sobre todo, en las zonas más afectadas por el desarrollo de la cumbre).

Más de 5.000 personas (entre ellas, 2.000 correspondientes a las 40 delegaciones de países e instituciones europeas y 2.000 periodistas) se dieron cita en el IFEMA y, ni el hecho de que Rusia publicara las coordenadas de donde se celebraba la cumbre, para amenazar a la OTAN, hizo que hubiera algún altercado. Y es que, como tenía previsto Interior, el cónclave se pudo llevar a acabo en condiciones” de “seguridad” y en un “marco de paz pública” gracias al trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.