Podemos aviva las discrepancias en Defensa y Moncloa advierte: “La coalición no es un fin”

Yolanda Díaz pide convocar la comisión de seguimiento y en el Gobierno le piden “dejar de hablar de nosotros y hablar de lo que le importa a los españoles”

La tensión crece por momentos y sin visos de que la discrepancia abierta por el gasto militar pueda resolverse en un corto plazo. Unidas Podemos rechaza de plano que el Gobierno aumente la partida de Defensa y se opone al crédito de 1.000 millones de euros para el Ministerio de Defensa, que ha sido aprobado hoy en el Consejo de Ministros. En el Gobierno no ha sentado bien que desde el partido minoritario se sigan amplificando las discrepancias, algo que acaba por descapitalizar los réditos del Ejecutivo. Por ejemplo, la polémica sobre el gasto militar opacó el lunes los datos “formidables”, en palabras de Pedro Sánchez, del paro. En este sentido, la portavoz gubernamental ha emitido hoy una advertencia a sus socios, recordándoles que “la coalición no es un fin” y el Ejecutivo “se debe a los españoles”. Esto es, que “dejemos de hablar de nosotros y hablemos de lo que les importa a los españoles”.

Los ministros morados denuncian que ha sido aprobado sin un consenso previo, a pesar de que en la reunión de la Comisión General de Secretarios de Estado y Subsecretarios celebrada la semana anterior fue llevado este asunto y que la propuesta fue “estudiada y validada sin que se produjera ningún tipo de intervención en contra”, según fuentes gubernamentales. Unidas Podemos denuncia incluso “deslealtad” al Gobierno de coalición por parte del PSOE y se opondrá a todos los pasos que el Ejecutivo de en este sentido, como por ejemplo en la negociación presupuestaria o en la votación en el Congreso de los Diputados para aprobar la ampliación de destructores en la base de Rota de cuatro a seis unidades.

El enfado de los morados es mayúsculo y aunque descartan una ruptura de todos los puentes en el gobierno de coalición, dan pasos de manera acelerada para frenar el compromiso del propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ante los aliados europeos y Estados Unidos.

De hecho, este mismo martes, la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, ha dado muestras de este malestar y ha pedido ante los medios de comunicación la convocatoria “urgente” de la Comisión de Seguimiento del pacto de coalición. Un organismo pactado entre ambos socios al formarse la coalición en 2019 para abordar las discrepancias en el seno de coalición y revisar el mismo pacto. Y es que los morados recuerdan que en materia de Defesa no hay un acuerdo explícito firmado. Sin embargo, la competencia de Defensa la lidera el PSOE, partido mayoritario en el Gobierno de coalición.

La vicepresidenta Yolanda Díaz ha basado la petición de convocatoria urgente ante la “preocupación” latente en el seno de Unidas Podemos ante la apuesta por aumentar la partida de Defensa. La vicepresidenta ha puesto por delante la “inflación desbordada” como contrasentido a incrementar el gasto militar. “Como estamos viviendo momentos muy difíciles, en la guerra cruel de Putin, una guerra que está teniendo consecuencias muy duras y con una inflación desbocada, ahora mismo desde Unidas Podemos acabamos de pedir la convocatoria urgente del pacto de seguimiento de coalición”. La vicepresidenta ha pedido un “debate sosegado, un alto en el camino para hablar de temas que nos preocupan”

A pesar de esta fuerte discrepancia, que para los morados supone un “acto de deslealtad”, la vicepresidenta del Gobierno ha descartado la opción de romper el gobierno de coalición. “Seguiré cuidando la coalición porque no hay alternativa a este Gobierno”.

La vicepresidenta cambia así su propia hoja de ruta en el seno de coalición en cuanto a las discrepancias. Pasa de apostar por “no hacer ruido” y trabajar internamente en el Gobierno para solucionar las diferencias de calado a explicitarlas públicamente. Algo que loan en Unidas Podemos, donde esperaban pasos en este sentido. La vicepresidenta presentará el próximo viernes su proceso de escucha, Sumar.

Moncloa lo encuadra en la “normalidad”

Por su parte, desde Moncloa, la versión oficial, es encuadrar dentro la “normalidad” la reunión de la comisión de seguimiento de la coalición. “Es una reunión habitual y normal”, señalan desde el ala socialista, intentando restar trascendencia a la gestualización de malestar de sus socios. De hecho, desde el Ejecutivo intentan hacer “pedagogía” de la coalición, poniendo en valor su “capacidad de entenderse y llegar a acuerdos”, en lugar de visibilizar las diferencias, como habitualmente hacen desde Podemos. La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, ha recordado en rueda de prensa que el Gabinete se reúne habitualmente en diversos foros, más allá del Consejo de Ministros o la comisión de seguimiento, y ha puesto como ejemplo la Comisión Delegada de Asuntos Económicos o la de Secretarios y Subsecretarios.

Esta última referencia no es baladí porque es en este encuentro de la semana pasada donde se dio plácet al crédito extraordinario de Defensa y donde, sostienen desde el PSOE, Podemos estaba informado y no expresó “ninguna discrepancia”. En Moncloa relativizan el malestar de sus socios y llaman a “no abstraerse” del contexto actual, una guerra en Europa, por lo que reiteran que el crédito de 1.000 millones de euros va “dirigido a garantizar la seguridad de nuestro país”, en la línea de los compromisos asumidos con la Unión Europea y con la Alianza Atlántica. “Esa es la posición de España y del Gobierno en esta cuestión, en ese marco se encuadran todas las decisiones que hemos acordado”, ha señalado..