Sánchez, al ataque contra Feijóo: le llama “curandero” y “profeta de la catástrofe”

El presidente del Gobierno descalifica al líder del PP que le escuchó desde la bancada del Grupo Popular

Pedro Sánchez ha salido este martes al ataque contra Alberto Núñez Feijóo: más allá de las medidas “anticrisis” anunciadas, es consciente de que necesita entrar en el cuerpo a cuerpo contra el líder de la oposición para tratar de darle la vuelta a sus malas encuestas. En este sentido, el presidente del Gobierno ha usado como flanco de ataque la economía, un área en la que el PP es muy fuerte mientras el PSOE tiene mucho desgaste tras el tsunami de la crisis de 2008, y ha acusado Feijóo de “curandero”, en referencia al plan fiscal que presentó para capear la inflación.

El reguero de descalificaciones contra Feijóo ha ido más allá: también le ha acusado de “profeta de la catástrofe” y de ofrecer “falsos remedios a problemas reales”. Todo dirigido a tratar de desprestigiar al PP en el área económica, donde, previsiblemente, se decidirá la batalla electoral del próximo año. Sánchez no se quiere dar por vencido y de ahí que hoy haya profundizado en las medidas “anticrisis” y se ha volcado en tratar de justificar con todo tipo de argumentos la actual situación económica que atraviesa España.

Los argumentos han ido acompañados de imágenes con gráficos para mostrar que la inflación tiene una afectación internacional (ha llegado a citar que hay más de 65 países con el mismo problema que España), aunque se ha olvidado de precisar que en ningún país de nuestro entorno el IPC ha superado los dos dígitos. En todo caso, Sánchez, nervioso por el plan económico que ha presentado el líder popular para capear la crisis, ha optado por anunciar medidas con más gasto y descalificaciones.

Feijóo, en la bancada del PP

El presidente el PP estuvo en el hemiciclo del Congreso durante todo el discurso de Pedro Sánchez, quería escucharle y que le dijera lo que tuviera que decir a la cara. Ocupó el primer escaño del Grupo Parlamentario Popular, como presidente del mismo y como representante de las Cortes Generales en su condición de senador mientras recibía la ristra de descalificaciones del presidente.

Feijóo ha reivindicado en numerosas ocasiones una política “sin insultos”, e insiste a sus Parlamentarios en que, cada vez que reciban uno ellos hagan propuestas. Cree que “es posible otra política” donde se explique el balance de gestión “sin insultos” y está convencido de que se puede hacer una política de Estado y de consensos porque para él eso “no es la política vieja, que pretenden descalificar algunos”.

El líder del PP suele decir que hay “dos gestos sintomáticos” de que “se acusa fatiga de materiales” en el Gobierno, como son el recurso “al miedo o al insulto”. “Cuando hay una crítica, cuando uno recurre al insulto o recurre al miedo, es que probablemente esa crítica sea difícil de rebatir”, ha llegado a decir.

Feijóo no tendrá puede intervenir en este debate del estado de la nación y será la secretaria general del PP, Cuca Gamarra quien, en nombre del Grupo Popular ponga de relieve el deterioro institucional que vive el país, así como las dificultades que viene padeciendo el Gobierno para hacer frente a las dificultades económicas que primero negó y de las que después culpó en exclusiva a la guerra en Ucrania.

El líder del PP estará mañana en la inauguración de la escuela de verano que los populares celebrarán en El Escorial donde se espera su réplica.