El Congreso tramita la reforma exprés para renovar el Tribunal Constitucional

La iniciativa del Gobierno, impulsada como proposición de ley a través del PSOE, supera el primer trámite para buscar su aprobación definitiva mañana

El Gobierno ha superado el primer trámite para la reforma exprés de la Ley Orgánica del Poder Judicial para renovar a cuatro de los doce miembros que componen el Tribunal Constitucional. Con 183 votos a favor (entre ellos, PSOE, Podemos, ERC, Bildu y PNV), el ejecutivo nacional ha logrado superar el primer debate para que mañana, 24 horas después y por el trámite de urgencia, se apruebe de forma definitiva. La reforma, en todo caso, ha dinamitado los puentes de entendimiento con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial, que lleva tres años y medio bloqueado por la falta de acuerdo entre los populares y el PSOE.

El Gobierno ha tramitado esta reforma legal a través de una proposición de ley registrada por el PSOE, una vía también para sortear el informe del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que acompaña los proyectos de ley que presenta Moncloa. No obstante, el CGPJ ha acordado pedir al Congreso que le permita emitir una opinión sobre esta reforma legal, ya que tiene incidencia sobre sus funciones.

Hasta ahora, el CGPJ, estando en funciones (tal y como está desde hace más de tres años), no podía nombrar a los dos miembros del Tribunal Constitucional que le corresponden. Sin embargo, con esta reforma legal, sí lo podrá hacer y, de esta manera, el Gobierno también puede nombrar a los que le corresponden porque los miembros se renuevan por tercios (cuatro miembros cada tres años) y son propuestos por Congreso (4), Senado (4) y Gobierno (2) y CGPJ (2).

En este punto, también hay que distinguir entre el CGPJ y el TC, ya que el CGPJ es otra carpeta que el PSOE no va a poder renovar sin el concurso del PP. El TC sí porque depende de esta proposición de ley con la que cuenta con el apoyo parlamentario suficiente.

El PP ha rechazado esta proposición de ley: sus 89 diputados han formado parte del bloque de 153 votos en contra de este texto. También ha habido ocho abstenciones. El diputado del PP, Carlos Rojas, ha recordado que hoy mismo la Comisión Europea ha urgido a España por tercer año consecutivo a desbloquear la renovación del CGPJ y emprender la reforma “para la independencia judicial”. “Esta es justo la propuesta de acuerdo del PP”, ha reseñado Rojas, quien ha recordado que los populares solo accederán a renovar el CGPJ si el PSOE se compromete a cambiar la forma de elección y los jueces pasan a elegir a sus propios homólogos, como pide Europa. “Reformemos la ley para garantizar la independencia judicial mientras renovamos el Consejo”, ha afirmado.

En cambio, el PSOE siempre ha rechazado que sean los jueces quienes elijan a los jueces y su diputado Francisco Aranda ha obviado la propuesta del PP. “Ustedes no quieren dar la mano sino atizar al contrario”, ha afirmado el socialista, que ha acusado a los populares de “irresponsables”. “La Constitución o se modifica o se cumple, no se condiciona. Ustedes no hacen más que poner excusas y no cumplir”, ha señalado.

Rojas, en cambio, ha reprochado al diputado socialista que el PSOE haya evitado referirse a la propuesta de los populares y ha reclamado un pacto de Estado en esta materia. “La Justicia no puede estar sometida a vaivenes partidarios, como la sanidad o la educación”, ha dicho, tras expresar que continúan dispuestos a negociar.

También Vox ha rechazado la proposición de Ley. Javier Ortega Smith ha lanzado ataques tanto a PSOE como a PP ya que considera que “no pretenden que exista una justicia independiente”, obviando la propuesta de los populares de que sean los jueces quienes elijan a sus homólogos. En este sentido, ha prometido que si llegan al Gobierno, irán por esa línea para que “los políticos no tengan posibilidad de poner a dedo a los jueces”. “No creen en la separación de poderes ni los jueces que actúan al dictado de la ley. Quieren títeres a los que puedan manejar”, ha afirmado.

Edmundo Bal (Ciudadanos) ha rechazado la ley por “tramposa” porque “cercena los derechos de la oposición” al esquivar el informe del CGPJ. “Montesquieu ha muerto”, ha afirmado, tras afear la forma de legislar del Gobierno, que recurre a los decretos como forma de “chantaje” y a las proposiciones de ley para impedir que el CGPJ se pronuncie.

Martina Velarde (Podemos) ha defendido esta proposición de ley para liberar a CGPJ de lo que, a su juicio, es un “secuestro” del PP y variar las mayorías, que reflejen las mayorías actuales en el Congreso. “Se quiere mantener a toda costa una mayoría de jueces nombrados por el PP y esto es un ataque frontal al Estado de Derecho y a la democracia, un fraude democrático”, ha expuesto.

Por su parte, Mikel Legarda, del PNV, ha acusado a los populares de “instrumentalizar” la justicia en “beneficio propio”, mientras que desde la izquierda, a Joan Baldoví, de Compromís, no le han gustado aquí las “prisas” del PSOE, “un poco chapucero”.