El Pleno del CGPJ se reunirá el 8 de septiembre para abordar la elección de dos jueces del TC

Lesmes exhorta a los vocales a consensuar los candidatos que conciten al menos los doce votos necesarios

El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes
El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes FOTO: Miguel Barreto EFE

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ya tiene fecha para abordar la elección de dos magistrados del Tribunal Constitucional (TC) una vez aprobada por las Cortes la reforma impulsada por el PSOE que le permite llevar a cabo estos nombramientos, pero no los de las más de 60 vacantes judiciales pendientes, 14 de ellas en el Tribunal Supremo.

El presidente del Tribunal Supremo y del CGPJ, Carlos Lesmes, ha convocado un Pleno para el próximo 8 de septiembre, cinco días antes de que concluya el plazo de tres meses que introduce esa reforma legal para llevar a cabo el nombramiento de los magistrados del TC con el mandato expirado (lo que sucedió el pasado 12 de junio).

Esa sesión sesión se convoca, ha confirmado el órgano de gobierno de los jueces, “para debatir la propuesta de nombramientos”. Otra cosa es que de ese Pleno salgan ya los dos nombres de los jueces del TC avalados por el CGPJ, para lo que hace falta un quórum de 3/5.

De ahí que en el Pleno que se celebra hoy, Lesmes haya exhortado a los vocales “a consensuar de aquí a entonces dos candidatos capaces de reunir el mínimo de doce votos necesarios” (actualmente el Pleno lo conforman 19 vocales).

Aprobada en las Cortes

Lesmes da este paso tras la aprobación ayer en el Senado de la reforma que modifica, a su vez, la reforma del pasado año que impide al Consejo hacer nombramientos cuando esté en funciones (como sucede desde diciembre de 2018 por la falta de acuerdo entre PSOE y PP).

Con esa limitación de competencias (desde marzo de 2021), que ha abocado al Tribunal Supremo a una situación sin precedentes, el PSOE buscaba presionar a los populares para negociar la renovación del Consejo.

Pero con esa renovación estancada y la del TC también paralizada desde el pasado junio -por la imposibilidad del CGPJ de elegir a los dos jueces del tribunal de garantías que, junto a los dos que designa el Gobierno, conforman el tercio que debe renovarse ahora-, el Gobierno y sus socios no han tenido más remedio que modificar su propia reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para permitir al Consejo del Poder Judicial llevar a cabo esa designación, un relevo que se plasmará en una mayoría progresista en el Tribunal Constitucional.