El PP se dispara y ya está a 36 escaños de la mayoría absoluta

Gana por primera vez a la izquierda y los partidos de la coalición se desploman: pierden 1.639.154 votos y casi 40 diputados

El cambio de tendencia en el reparto de apoyos entre los dos bloques que han marcado la política española en los últimos años sigue consolidándose después de la mayoría histórica que el popular Juan Manuel Moreno consiguió en Andalucía en las últimas elecciones autonómicas.

Según el último sondeo de NC Report, el primero realizado a nivel nacional después de estos comicios andaluces, el PP se dispara hasta los 138-140 escaños, quedándose en su horquilla más alta a sólo 36 escaños de la mayoría absoluta. Éste era un escenario impensable tanto para el PSOE como para el PP a principios de este año, cuando todavía no se habían celebrado las elecciones en Castilla y León. El pacto en esta comunidad autónomas del PP con Vox no ha tenido ningún efecto colateral para los populares, como así pronosticaban desde el Gobierno, y sí para el partido de Santiago Abascal, que ha entrado también en una fase de adelgazamiento.

De celebrarse hoy elecciones generales, el PP de Feijóo conseguiría el 32,2 por ciento de los votos, y recuperaría hasta 2.741.603 votos con respecto a las anteriores generales. Con mucha diferencia, es el partido que más crece, y a cuenta, además, de ganar respaldos a costa de Ciudadanos, principalmente, pero también de Vox y del PSOE. En diputados, su crecimiento sería de entre 49 y 51 diputados. Mariano Rajoy, en sus últimas elecciones como candidato, ganó y gobernó con 137 diputados: su partido superaría ya hoy esa barrera.

El crecimiento de los populares va ligado a la práctica extinción de Ciudadanos, que sólo conserva un acta de las diez que logró en las elecciones generales de noviembre de 2019.

Cambio de tendencia en Vox

Pero lo más llamativo de este primer sondeo tras las autonómicas andaluzas es el cambio de tendencia en Vox. Su resistencia, que parecía a prueba de bombas, da sus primeros síntomas de debilidad porque empieza a sufrir pérdidas en su granero electoral, hasta 173.859 votos, y entre siete y nueve diputados.

Los dos partidos superarían la mayoría absoluta, pero si se confirmara la radiografía electoral que anuncia este sondeo lo más probable es que Alberto Núñez Feijóo forzara un gobierno en solitario, como ha hecho el PP en Madrid y en Andalucía. Al menos con ese objetivo se sentaría en la mesa de negociación a falta de ver la posición que fijase la formación de Santiago Abascal.

En la izquierda el descalabro les deja sin mayoría alternativa. Ni sumando a todas las fuerzas nacionalistas, independentistas y demás minorías Pedro Sánchez estaría en condiciones de poder formar gobierno.

Esto se debe a que el PSOE sigue dejándose apoyos en el camino, que en números suponen hasta 866.058 votos y entre 25 y 27 diputados. De hecho, hoy se quedaría en la horquilla de los 93-95 diputados. Pero los votos que pierden lo socialistas no se van a la marca de Unidas Podemos, ni siquiera bajo la expectativa de esa nueva plataforma «Suma» que ha presentado ya la vicepresidenta del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. Los morados se dejan otros 773.096 votos y entre 10 y 12 diputados. Un descalabro en toda regla del experimento de la coalición.

Los datos que manejan en Ferraz no son más optimistas, al contrario, confirman este estado de «caída libre» en el que pierden votos por todos los lados, de ahí la urgencia estratégica de encontrar fórmulas para movilizar al votante de izquierdas. Por cierto, la encuesta se elaboró coincidiendo con el debate del Estado de la Nación y cuando ya se conocía el popular anuncio de Sánchez de imponer unos nuevos impuestos a la banca y a las energéticas. Sin embargo, las estimaciones no detectan todavía ningún efecto a favor del PSOE gracias a estos anuncios.

En esos días también se conocía la dimisión de Adriana Lastra como vicesecretaria del partido y estaba en la calle la expectativas de cambios en el organigrama de Ferraz para reforzar la estructura después de la debacle andaluza.

Fidelidad del votante del PP

En este contexto, el PP refuerza la fidelidad de su votante, al contrario de lo que les ocurre al resto de partidos. Los populares conservan el 95,7 por ciento de quienes confiaron en él en las últimas generales, un porcentaje que en el caso del PSOE roza el 80 por ciento. Pero aún le va a Podemos en este terreno, pues se le escapa el 30 por ciento de sus votantes. La formación de Santiago Abascal, por su parte, retiene al 83,5% de sus fieles.

Y de las «tripas» de la encuesta, el dato más favorable para Génova es su capacidad de robar voto a derecha y a izquierda. Del PSOE capta un 8,9 por ciento de los apoyos que los socialistas recibieron en las últimas elecciones generales. De Vox, un 14,8 por ciento. Y de Ciudadanos, hasta un 67,5 por ciento. Precisamente, este hecho, testado también en las encuestas internas que manejan los populares, es la principal razón del optimismo creciente en el PP sobre sus expectativas electorales.

En un contexto económico complicado, y con la meta volante de las autonómicas y municipales de mayo del próximo año, en las que creen que también jugarán con ventaja, empiezan a plantearse la posibilidad de alcanzar una mayoría tan sólida que se acerque a la absoluta.

Después de tantos años de fragmentación política, esta hipótesis supone una cambio radical de tendencia, ya que sería consecuencia del proceso de desinflamiento de la nueva política, también tanto a derecha como a izquierda.

Por edades, el Partido Popular aparece en esta encuesta por primera vez como el partido más votado en todos los segmentos, también entre los más jóvenes, donde se impone sobre Vox, PSOE y Podemos (que hasta ahora era la opción preferida entre votantes de 18 a 29 años). Su mayor bolsa de voto la tiene entre los mayores de 45 años.

Las claves
El PP se dispara hasta los 138-140 escaños, quedando en su horquilla más alta a 36 diputados de la mayoría absoluta, que en todo caso sumaría con Vox.
►En sus últimas elecciones como candidato, Rajoy ganó y gobernó con 137 diputados. El PP estaría hoy por encima de esa barrera.
El PSOE perdería entre 25 y 27 diputados y Podemos, hasta una decena. La suma con sus socios no le daría para gobernar.
►Resulta llamativo el cambio de tendencia en Vox, que se deja entre 7 y 9 escaños respecto a las generales de 2019.
►Ciudadanos solo conservaría un acta de las diez que logró. Un 67,5% de sus votantes se decantaría en esta ocasión por el PP, según la encuesta de NC Report.