Garzón gasta 50.000 euros en una guía para que los padres no compren “juguetes sexistas”

El Ministerio de Consumo ya gastó 100.000 euros para que los niños acudiesen a una “huelga de juguetes” con el objetivo de denunciar los “estereotipos de género”. Consumo imprimirá ahora 45.000 documentos a 1,11 euros

El parque del Retiro de Madrid acoge este domingo una huelga simbólica de juguetes para sensibilizar sobre el sexismo en los juguetes. EFE/ Luca Piergiovanni
El parque del Retiro de Madrid acoge este domingo una huelga simbólica de juguetes para sensibilizar sobre el sexismo en los juguetes. EFE/ Luca Piergiovanni FOTO: LUCA PIERGIOVANNI EFE

Una guía para que los padres tengan en cuenta los requisitos de Consumo a la hora de elegir los juguetes que van a regalar a sus hijos. El ministerio que dirige Alberto Garzón levantó la polémica hace meses al presentar su campaña con el objetivo de que escapasen de «estereotipos sexsitas». Incluso animó a una «huelga de juguetes» para denunciar el sexismo y los estereotipos de género, que, según el departamento, representan los muñecos o juegos con los que se divierten los menores.

Esta guía estará a disposición de todos los padres, una vez que Consumo la lleve a término. Para ello se ha anunciado, a través del portal de Contratación del Estado, una licitación para que una empresa maquete una guía para la elección de juguetes sin estereotipos sexistas con el título «Libertad para jugar». Un contrato que se estima en 50.215 euros.

Desde la Dirección General de Consumo justifican que necesitan la contratación de los servicios de edición y maquetación, así como la impresión ya que el órgano dependiente no dispone de personal formado ni materiales necesarios para asumir dichos trabajos. El departamento que dirige Alberto Garzón explica que el pasado ejercicio se elaboró un informe técnico para la realización de una guía dirigida a familias para promocionar pautas de consumo no condicionadas por estereotipos sexistas en el ámbito de juegos y juguetes para público infantil.

Según el pliego de prescripciones técnicas consultado por este diario, se imprimirán 45.000 ejemplares que se distribuirán entre la población y deberán estar listos en un plazo máximo de 20 días a partir del 19 de septiembre. Así, el coste de cada guía será de 1,11 euros aproximadamente. Además, Consumo obligará a la empresa adjudicataria a no desvelar en momento alguno los documentos que se le entreguen para la elaboración de la guía. «Los documentos entregados por la Dirección General de Consumo a la empresa adjudicataria serán considerados confidenciales y no podrán ser divulgados».

La guía se publicará una vez ha sido presentada ante los medios en el mes de mayo. Una publicación en la que piden limitar el uso de color rosa para las niñas y el azul para los niños, o dejar de usar las referencias a «magia» y «moda» para las chicas, frente a las «bélicas» para los chicos. Consumo recomienda juguetes «libres de clichés cromáticos» o que los padres compren, entre otras recomendaciones, «muñecas y muñecos con cuerpos realistas y diversos». Según la guía, los juguetes son una de las herramientas por las que se trata de forma distinta a los niños y a las niñas. «Una de las maneras más evidentes de tratar diferente a los niños y las niñas es a través de los juguetes que sus familiares les regalan y el tipo de actividades que promueven».

En esta bandera de Consumo de sensibilizar y advertir de los «estereotipos de género», el ministro ya había lanzado una campaña llamada «huelga de juguetes» para la cual licitó un contrato de 80.000 euros con el objetivo de sensibilizar sobre la presencia de estereotipos de género en la publicidad de juguetes, así como sobre los estereotipos de género presentes en la decisión de compra de juguetes. Para el Ejecutivo es necesario concienciar a los padres y a la población infantil de que «jugar no tiene género». Una campaña que llegó en plena Navidad y que recuerda a la que promovió Igualdad en la que sentenciaba que el color rosa «oprime» y «reprime» a las niñas.