Meloni se cuela (también) en el debate «preelectoral» español

PSOE y PP no ven efecto contagio, mientras que Podemos agita el «miedo a Vox»

La líder del partido  Hermanos de Italia, Giorgia Meloni
26/09/2022
La líder del partido Hermanos de Italia, Giorgia Meloni 26/09/2022 FOTO: Europa Press/Contacto/LaPresse/Roberto Monaldo.LaP Europa Press/Contacto/LaPresse/R

La victoria de Giorgia Meloni en Italia tuvo su eco también en España. Centralizó todas las conversaciones políticas y reacciones. La preocupación, pero también la mesura, coparon los primeros análisis en los cuarteles generales de los partidos políticos. Solo en el caso de Vox se felicitó con ahínco el resultado en las urnas en Italia por un resultado que consideraron «histórico».

En un ambiente preeleectoral, los partidos hicieron diferentes lecturas para sus intereses políticos, aunque, trataron de evitar señalar un «efecto gaseosa» de cara a las futuras fechas electorales. El escenario y resultado italiano no es extrapolable a España, era una de las opiniones más unánimes. En el bloque de la izquierda, las reflexiones eran de alerta y con un objetivo claro de agitar el fantasma de «que viene Vox», que ha resultado ya fallido en otros comicios.

La posición del Gobierno basculó entre el respeto al «legítimo» resultado de las elecciones y las advertencias sobre el avance del populismo. En todo caso, las fuentes consultadas descartan que la situación de Italia sea extrapolable a España porque la situación es «muy diferente». El más gráfico fue el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, que, pese adelantar una posición «prudente en sus valoraciones» sobre la victoria de Giorgia Meloni, si consideró, sobre el auge de los populismos en Europa, que «siempre terminan igual, en catástrofe». «En un momento de incertidumbre siempre crecen y siempre terminan igual, en catástrofe, porque dan respuestas sencillas a muy corto plazo a problemas muy complejos», aseguró.

Desde el PSOE, la vicesecretaria general y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, admitió la «preocupación» del partido por el auge de una formación política que entienden que «va en contra de la construcción europea» en un momento en que se debe defender un proyecto común para afrontar retos como la pandemia o la guerra en Ucrania. Una de las tareas pendientes de la izquierda ha sido su estrategia para hacer frente a los extremismos, también en España donde se azuzó durante meses el miedo a Vox. Ahora, los socialistas defienden que la receta para acabar con los populismos es acabar con la desigualdad, porque en los momentos de dificultades hay personas que se sienten excluidas del sistema, sienten desapego de la política y en ese caldo de cultivo «anidan los extremismos», advirtió. Por tanto, defendió que la mejor vacuna es luchar contra la desigualdad a través de políticas públicas.

A la izquierda del PSOE, las reflexiones eran de alerta y con un objetivo claro de agitar el fantasma de «que viene Vox», que ha resultado ya fallido en otros comicios. En Podemos se lamentaron de los resultados electorales y lo vincularon al «blanqueamiento de la extrema derecha», aseguraron. La líder de Podemos fue más allá, Ione Belarra, alertó de que «la victoria de la ultraderecha italiana tiene que ver con la normalización del discurso de odio y la falta de políticas valientes que protejan a la mayoría social. «España no está libre de vivir algo así». Por su parte, la vicepresidenta Yolanda Díaz, llamó a su espacio a «tomar nota» para evitar que un resultado así se repita en las elecciones generales. «Ha llegado el momento ya de que reconstruyamos el espacio progresista y seamos capaces de presentar proyectos alternativos que mejoren la vida de la gente en nuestro país y en Europa y también que generen esperanza», advirtió. En el espacio morado se entiende que la «desafección» política conlleva a estos resultados y por ello piden trabajar en ello para evitar la abstención en electoral.

Mientras, en el PP tampoco hay optimismo, según reconocen fuentes de la cúpula. «No es el resultado qué más nos gusta», indican en el equipo de Feijóo, quien no se pronunció en público. El presidente de la junta de Andalucía, Juanma Moreno, pidió a Meloni que «respete los valores y los objetivos de la Unión Europea» y pidió hacer «un esfuerzo» para recuperar los espacios centrales. Cargos del PP admiten que estos resultados dan «cierto oxígeno» a Vox en un momento clave por la crisis interna originada por el pulso de Macarena Olona. En el PP también cortocircuitan la idea de contagio español y no contemplan otro escenario que no sea la mayoría absoluta de Feijóo.

Los de Abascal, que invitaron a un mitin a Meloni en Andalucía creen que su triunfo «marca el camino de una nueva Europa de naciones, libres y soberanas, capaces de cooperar para la seguridad y la prosperidad de todos»».