El Gobierno eleva a 13,9 millones la partida para exhumaciones y “resignificar” el Valle de los Caídos

Cuenta con inversiones para un banco nacional de ADN de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura o la retirada de símbolos franquistas

La cruz del Valle de los Caídos, reflejada en un charco
La cruz del Valle de los Caídos, reflejada en un charco FOTO: Jesus G. Feria La Razón

Los presupuestos generales del Estado para 2023 prevén 13,95 millones de euros para desarrollar las acciones previstas en la recién aprobada Ley de Memoria Democrática, como la creación de un banco nacional de ADN de víctimas de la Guerra Civil y la dictadura o la retirada de símbolos franquistas.

Se trata de una cifra ligeramente superior a los 11,8 millones de euros que figuraban en las cuentas aprobadas para 2022, en previsión de que la norma fuera aprobada ese año. Por ese motivo, en la descripción del programa dedicado a Memoria Democrática, a cargo del Ministerio de la Presidencia, se repiten muchos de los enunciados que ya figuraban en los presupuestos del ejercicio anterior.

Los fondos irán destinados así mismo a exhumaciones, a continuar el proceso de “resignificación” del Valle de los Caídos y también inversiones en museos y centros de memoria en Teruel y La Rioja.

Así consta en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023 que el Gobierno ha registrado este jueves en el Congreso, y en el que el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, que dirige Félix Bolaños cuenta con 304 millones de euros, más 81 millones adicionales para la organización de la Presidencia rotatoria de la Unión Europea que España ostenta en la segunda mitad del próximo año.

Según se detalla en el tomo específico del Ministerio de Presidencia, que recoge Europa Press, el incremento del presupuesto para Memoria responde a la puesta en marcha de las medidas recogidas en la ley, así como al desarrollo de actuaciones en el marco de la Presidencia Europea de España, destinadas a la promoción y divulgación de los principios y valores de la Memoria Democrática.

También, al propósito de iniciar la monumentalización de determinados lugares de memoria y “continuar el proceso de resignificación democrática en el Valle de los Caídos”, así como proceder a la adquisición de una herramienta de software para la gestión del banco de AND a nivel nacional, en el que se prevé llegar a mil personas a lo largo de 2023.

El programa incluido en los nuevos presupuestos prevé aumentar las intervenciones en fosas comunes respecto a 2022, al pasar de 1.000 cuerpos localizados a 1.200 y de 800 cuerpos exhumados a 1.000.

Así mismo, se han previsto dotaciones presupuestarias destinadas al Museo de la Memoria de Teruel --750.000 euros-- y para el Centro de Memoria La Rioja --250.000 euros--.

El presupuesto del Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática aumenta un 9,8% respecto al de este año. El departamento cuenta con un total de 304 millones de euros, 28 más que los 276 de los que dispuso en el ejercicio anterior.

Tres millones para exhumaciones

Entre las distintas partidas destaca la dedicada al plan de exhumaciones, que recibe 3 millones de euros y se otorgan subvenciones a los ayuntamientos de Jaén y Huelva y a la Diputación de Ciudad Real para la exhumación de fosas comunes de la Guerra Civil.

Además el Gobierno prevé realizar una auditoría de las incautaciones producidas durante la Guerra y la Dictadura, un inventario de bienes y derechos incautados, sanciones económicas, expolio de obras de arte, papel moneda y Ateneos e instituciones similares.

Censo Nacional de Víctimas

A lo largo de 2023, también está previsto que se retome la elaboración de un Censo Nacional de Víctimas de la Guerra Civil y la represión franquista, de carácter público, con la colaboración de las comunidades autónomas, administración local, universidades, asociaciones de Memoria Histórica, fundaciones y particulares. También se continuará en los trabajos para elaborar el censo de edificaciones realizadas con mano de obra forzada.

En este sentido está previsto avanzar en la creación de un Centro Estatal de Memoria Democrática; realizar un concurso de ideas para la resignificación del Valle de los Caídos; la elaboración de un Inventario Estatal de Lugares de Memoria Democrática y un programa de declaración y protección de los “Lugares Liberales”.

A este respecto el proyecto recoge la creación de dos exposiciones, , una con el título “Trienio Liberal. Doscientos años después”, para rememorar este paréntesis liberal durante el reinado absolutista de Fernando VII con una exposición en la Real Academia de San Fernando.

La otra muestra lleva el título de ‘La generación del cambio: estudiantes contra Franco’, en la que se pretende contar la historia del movimiento estudiantil antifranquista como “la generación que estableció las bases del actual sistema democrático y participativo en España e hizo inviable la continuidad de la dictadura de Franco”.

50 muestras de ADN

El Gobierno prevé recoger a lo largo del próximo año 50 muestras de ADN para elaborar un banco nacional y entregar 120 certificados de reconocimiento y reparación a las víctimas de la Guerra Civil y el franquismo, cifras que coinciden con las incluidas en la previsión de 2022. También coincide la cifra de las fosas que el Gobierno prevé actualizar en el mapa nacional, con un total de 450.
En cambio, el número de beneficiarios de subvenciones en régimen de concesión directa asciende en las previsiones de 45 a 50, y el de beneficiarios de subvenciones de régimen de concurrencia competitiva de 123 a 130.
Entre otras acciones, el Gobierno contempla mantener 35 encuentros con familiares de víctimas, celebrar diez actos para conmemorar la liberación de campos de exterminio y catalogar 200 edificios que fueron construidos mediante trabajos forzados por los batallones disciplinarios del franquismo.