Lesmes aparca su dimisión para intentar renovar el TC

Convoca un Pleno del CGPJ el próximo jueves ante la falta de acuerdo para elegir a los dos magistrados del Constitucional, que pretende zanjar antes de su renuncia

Carlos Lesmes, presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, el pasado 28 de septiembre en Zarzuela en su encuentro con Felipe VI
Carlos Lesmes, presidente del CGPJ y del Tribunal Supremo, el pasado 28 de septiembre en Zarzuela en su encuentro con Felipe VI FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Carlos Lesmes continuará previsiblemente al menos una semana más al frente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y del Tribunal Supremo. Aunque mañana se cumple un mes desde que anunciara que dimitiría en cuestión de “semanas” si no se renovaba el CGPJ, en funciones desde hace casi cuatro años, o se devolvían a la institución las competencias para poder cubrir las vacantes judiciales, Lesmes no quiere formalizar su renuncia dejando sobre la mesa otra renovación enquistada: la del Tribunal Constitucional (TC).

Con ese objetivo, y tal y como había anunciado en el Pleno del pasado 29 de septiembre, refrendado por unanimidad por los vocales, ha convocado una sesión plenaria de carácter extraordinario el próximo jueves para pulsar el estado de las negociaciones entre los vocales comisionados para consensuar el nombre de los dos magistrados del TC que debe designar el Consejo.

El Gobierno debe elegir a otros dos -lo que garantizará una mayoría progresista en el tribunal de garantías-, pero el Ejecutivo de Pedro Sánchez no tiene intención de mover ficha hasta que haya fumata blanca en el órgano de gobierno de los jueces (solo si la situación se enquista se plantearía llevar al Pleno del TC sus dos candidatos en solitario).

Lesmes aún tenía la esperanza de que el Pleno se hubiese convocado hoy mismo en caso de que la comisión negociadora hubiese alcanzado ayer un acuerdo que a día de hoy sigue sin producirse: el bloque conservador no dispone aún de un candidato y el sector progresista, aunque ha reducido de nueve a tres sus elegidos (y asegura a estar en condiciones de decantarse por uno de ellos de forma inmediata), ya explora otras vías alternativas a esa comisión de consenso para intentar cerrar un acuerdo cuanto antes (lo que pasa por abrir una brecha entre los vocales conservadores suficiente para sumar la mayoría de 3/5 necesaria).

Una dimisión “a cámara lenta”

Pero lo cierto es que la tercera reunión de los interlocutores de uno y otro signo terminó sin acuerdo, sin que se llegara a producir siquiera una votación sobre algún candidato, y sin una nueva fecha de reunión. En esa tesitura, Lesmes ha convocado el Pleno de la próxima semana con un único punto en el orden del día, “evaluar los trabajos llevados a cabo por la comisión negociadora y, en su caso, valorar posibles candidaturas al Tribunal Constitucional”.

Por ahora, su anunciada dimisión queda supeditada a ese intento de proceder a la renovación del Tribunal Constitucional. “Ha pasado de una dimisión en diferido a una a cámara lenta”, ironizan fuentes de la institución.

No obstante, no parece que el consenso se vaya a producir en el Pleno del día 13, salvo que se consiga aglutinar una mayoría de doce vocales que respalden los nombramientos, algo que ya sucedió en la votación que avaló la idoneidad para el cargo del fiscal general del Estado, Álvaro García Ortiz, cuando tres vocales conservadores y el propio Lesmes se alinearon con el bloque progresista en su aval al sustituto de Dolores Delgado, mientras que siete vocales se opusieron al entender que su apariencia de imparcialidad está en entredicho.