Sánchez se ve «heredero» del legado socialista de Felipe González de 1982

Busca rédito de la victoria del expresidente andaluz, y éste reclama «dar certidumbre» a los ciudadanos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y los expresidentes socialistas José Luis Rodríguez Zapatero (i) y Felipe González (2i) asisten a la inauguración de una exposición sobre 40 años de democracia y a la proyección de un documental en homenaje a este último por el 40 aniversario de su primera victoria electoral
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), y los expresidentes socialistas José Luis Rodríguez Zapatero (i) y Felipe González (2i) asisten a la inauguración de una exposición sobre 40 años de democracia y a la proyección de un documental en homenaje a este último por el 40 aniversario de su primera victoria electoral FOTO: EVA ERCOLANESE / PSOE PSOE / EFE

En un momento clave político, en año electoral y con la vista puesta en la recuperación electoral del PSOE. Este lunes, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez se rodeó de los expresidentes socialistas para proclamarse el «heredero» del «legado» de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Toda una declaración de intenciones con las que los socialistas buscan ahora rédito de los triunfos pasados y levantar la moral entre el electorado de izquierdas, que acusa ya este problema.

En la inauguración de los actos que dan el pistoletazo de salida a la conmemoración de los 40 años de la victoria de Felipe González – que en 1982 arrasó logrando 202 diputados y más del 48% y otorgando el mejor resultado electoral al PSOE– Sánchez trató de sacar rédito del triunfo de Felipe González y con el eslogan «40 años de democracia, 40 años de progreso», pudo argumentar que la democracia a España se culminó con esta victoria socialista, a pesar de que precedieran a presidentes socialistas, Adolfo Suárez y Leopoldo Calvo Sotelo.

El PSOE, busca ahora poner en valor esa «ilusión transformadora» que se vivió con la victoria de Felipe González y a través de una exposición en su sede en Ferraz, se repasó la historia de los últimos 40 años y para arrogarse como los artífices del estado de bienestar. Un impulso con el que el PSOE busca también la imagen de la cohesión y que se repetirá el próximo sábado 29 de octubre en Madrid donde tendrá lugar un gran acto en Sevilla con motivo de la conmemoración.

Ante sus antecesores en el cargo, Sánchez aseguró inspirarse en el legado de la «mejor España» de Felipe González para seguir adelante sin miedo a los «retos» y «desafíos». «Nos reconocemos en estas imágenes, Felipe, José Luis, Joaquín. Nos reconocemos en la obra de los que nos precedieron, nos sentimos herederos de vuestro legado, caminamos con la paz de tener la conciencia tranquila, de haber estado en el lado correcto de la historia». De esta manera, como «heredero», Sánchez aseguró mirar « al pasado con ojos del presente y con sed de futuro». De la misma manera, el presidente del Gobierno reconoció a González la construcción del Estado de Bienestar, mientras que al expresidente Zapatero la ampliación de los derechos ciudadanos, así como la defensa del feminismo.

De esta manera, el presidente del Gobierno presentó su «proyecto de país», destacando la importancia que tiene para su gobierno el ecologismo. A pesar de esa imagen de reconciliación interna entre Sánchez y González –que ya se mostró en el último congreso del PSOE–los mensajes para la autocrítica no cesaron. El expresidente, si bien reconoció que a su predecesor le ha tocado gestionar en un momento «extraordinariamente difícil», le pidió promover la «certidumbre» en el «momento más complejo que nos ha tocado vivir». Según el histórico expresidente, Sánchez debe «hacerse cargo del estado de ánimo de la gente, de los ciudadanos para los que gobiernas». Así, pidió al presidente un «proyecto de país que sume y comprometa a todos». Un guante que recogió el también secretario socialista. «Si hay una certeza», dijo, es la de que «el PSOE va a gobernar, donde tenga el honor de liderar las instituciones, nunca olvidando sus valores, sus principios y aquellas causas que justificaron 140 años atrás la fundación del PSOE».

Los mensajes velados siguieron, justo en un momento de intensas negociaciones a costa de la renovación de la cúpula del Consejo General del Poder Judicial. Felipe González reiteró ante Sánchez su deseo de que se repitiesen los Pactos de la Moncloa, recordando así los pactos suscritos durante la presidencia de Adolfo Suárez con el PSOE para dar estabilidad al país. Unos pactos «tan queridos hoy día» y que si se «pudieran volver a repetir...», lanzó el expresidente.

En este intento de retomar la iniciativa, el PSOE sacó pecho a través de paneles informativos de las principales medidas sociales aprobadas como la Ley del Aborto; la Ley Integral contra la Violencia de Género; la de protección a la infancia; la del derecho a la Educación; la Ley General de Sanidad; la universalidad de las pensiones o la Ley de Dependencia, el incremento del Salario Mínimo Interprofesional o el Ingreso Mínimo Vital, o la protección social para rentas bajas.