Seis días y medio a la semana y doce horas diarias: así entrenará España a los militares ucranianos

Defensa planea que la misión de adiestramiento se prolongue durante dos años. Enviará a Ucrania otros dos lanzadores de misiles “Hawk” y una batería de obuses

Un militar español enseña el manejo del obus 105/14 a uno de los efectivos ucranianos
Un militar español enseña el manejo del obus 105/14 a uno de los efectivos ucranianos FOTO: MDE

El Ministerio de Defensa continúa dando pasos en el entrenamiento de los militares ucranianos mientras se pone en marcha la recién aprobada misión de entrenamiento y asistencia de la UE (EUMAM Ucrania). Una vez completado el primer curso en Zaragoza, donde 19 ucranianos aprendieron a utilizar la batería de misiles “Aspide” donada por España, ya han arrancado nuevos módulos y en los próximos días se iniciarán otros. El objetivo inicial marcado es el de formar hasta a 400 militares cada dos meses, aunque la evolución del conflicto y las necesidades del Ejército de Ucrania marcarán el ritmo. De momento, el Departamento que dirige Margarita Robles ha informado hoy que se trata de un entrenamiento muy intenso (seis días y medio a la semana y hasta 12 horas por jornada) y ha estimado en unos dos años la duración de esta misión.

Así lo han confirmado hoy varios mandos militares durante un encuentro informativo en el que han explicado algunos detalles sobre esta formación, la cual se centralizará en la Academia de Infantería de Toledo a través del bautizado como “Toledo Training Command”, pero que también tendrá otros “campus”, como el Campo de Maniobras y Tiro “Álvarez de Sotomayor” de Almería o el Mando Conjunto del Ciberespacio (MCCE), en Madrid.

Tal y como ha explicado el comandante del Mando de Operaciones (MOPS), teniente general Francisco Braco, las Fuerzas Armadas españolas afrontan un tipo de misión en la que tienen más que demostrada experiencia y cuya única novedad es que “se va a desarrollar en suelo español”. En concreto, al frente estará el Cuartel General de la Fuerza Terrestre del Ejército de Tierra de Sevilla, que gestionará y coordinará los diferentes módulos de entrenamiento. Entre ellos, los de instrucción básica, tiro de precisión, desminado, lucha contra artefactos explosivos, asistencia sanitaria en combate, zapadores o ciberdefensa. Cursos, como han insistido, que se adaptarán y ampliarán según las necesidades.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, saluda a la coronel Tapaciok y al coronel Vtorykh
La ministra de Defensa, Margarita Robles, saluda a la coronel Tapaciok y al coronel Vtorykh FOTO: BORJA SÁNCHEZ TRILLO EFE

En principio, los “profesores” serán efectivos del Ejército de Tierra, aunque también están disponibles y capacitados para apoyarles miembros del Ejército del Aire y de la Armada. Incluso el teniente general Braco ha abierto la puerta a que militares de otros países aliados se trasladen a España para entrenar también a los efectivos ucranianos.

Comienzan los nuevos cursos

De momento, ya han empezado sus respectivos cursos otros 26 militares ucranianos. Ayer lo hicieron 21 en Almería, donde se instruyen en el manejo y mantenimiento del Obús 105/14, un armamento que España también donará al Ejército de Ucrania. Las clases, impartidas por efectivos del Mando de Canarias, se prolongarán durante unos ocho días y cada jornada será de entre 10 y 12 horas. Mientras, en la madrileña base de Retamares, donde se ubica la sede del MCCE, cinco oficiales se instruyen en el uso de un Centro de Operaciones en el Ciberespacio desplegable, también donado por nuestro país.

El próximo lunes 14 arrancará otro curso para 64 efectivos ucranianos: el de instrucción básica. Se prolongará hasta el 17 de diciembre, con jornadas de hasta 12 horas diarias durante 6 días y medio a la semana. Una formación clave, pues muchos de los “alumnos” apenas tienen conocimientos militares.

A partir de ahí se desarrollarán diferentes módulos para nuevos alumnos con ese “tope” marcado de unos 400 cada dos meses. ¿Hasta cuando? En principio, durante dos años porque, tal y como ha apuntado el teniente general Braco, “esto no acaba cuando finalice la guerra, pues hay que seguir apoyando a las Fuerzas Armadas ucranianas”.

Y mientras se lleva a cabo esta formación, el Ministerio de Defensa continua con los envíos de material y armamento. De hecho, Defensa confirmó ayer el envío de otros dos lanzadores de misiles “Hawk” -que se suman a los cuatro ya donados y que están ya en suelo ucraniano- y una batería de obuses 105/14.