Economía

Esquerra logra el control parcial de las inversiones del Estado y la Generalitat recibirá 900 millones

Pese al acuerdo, los republicanos evitan confirmar aún su apoyo a los presupuestos

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián.
El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián. FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

Pese a haber logrado la reforma de la sedición, Esquerra no ha frenado en sus exigencias en la negociación de los presupuestos: una de sus ambiciones más importantes, tal y como informó este diario, era lograr un mecanismo que permitiera garantizar una alta ejecución de las inversiones del Estado en Cataluña, ya que una de las quejas más recurrentes del independentismo catalán es que las cuentas siempre prometen mucho dinero, pero luego nunca acaba llegando. Y, gracias a un acuerdo con el PSOE, los republicanos han logrado un mecanismo para que la Generalitat pase a controlar parte de las inversiones presupuestadas en Cataluña.

En concreto, según una enmienda de ERC aceptada por el Gobierno, el Estado transferirá a la Generalitat “los fondos para realizar obras en infraestructuras claves en Cataluña en el ámbito ferroviario y de carreteras, por un valor total de cerca de 900 millones de euros”. Y los republicanos lo reivindican como un “espacio de soberanía” conquistado, según las palabras del negociador en materia presupuestaria de ERC, Joan Margall. Con este mecanismo, según explican desde ERC, Generalitat y Estado se sentarán a negociar inversión a inversión (es decir, el Govern pasa a tener capacidad de decidir dónde se invierte el dinero estatal) y luego es el gobierno catalán quien recibe el dinero de Madrid y ejecuta y adjudica.

El acuerdo incluye la ejecución de actuaciones en tres infraestructuras importantes en Cataluña: una aportación plurianual del Estado de 384 millones de euros para actividades derivadas de la cesión de la N-II en la comarca del Maresme; actuaciones de mejora de la conectividad de la AP2 y la AP7, con una aportación plurianual que llega hasta los 250 millones de euros; y, la ejecución del Eje Pirenaico con una partida plurianual de 260 millones de euros.

Pero los acuerdos del Gobierno con ERC para lograr los 13 votos republicanos no se quedan ahí y suman otro reguero de enmiendas dotadas con millones de euros. En este sentido, van 40 millones de euros a la Autoridad del Transporte Metropolitano de Barcelona; 60 millones de euros para el Catalunya Media City (un “hub” audiovisual en el que la Generalitat ha volcado muchos esfuerzos); o, 43 millones de euros para actuaciones de transición energética en edificios de los Mossos d’Esquadra y la renovación de la flota de vehículos.

Además, el Estado transferirá a la Generalitat la deuda de 273.000 euros por el suplemento catalán del BOE; también se ha acordado el traspaso de la gestión del Delta del Ebro; y, se han añadido 24 millones de euros para las Comunidades Autónomas y garantizar la financiación necesaria de la Generalitat para desarrollar el plan bucodental incorporado en la cartera del sistema nacional de salud.

No obstante, pese al acuerdo, Margall ha asegurado que todavía no se puede dar por hecho el “sí” de ERC a los presupuestos del Gobierno. Es decir, los republicanos aspiran a ampliar las cesiones del Gobierno tras una lluvia de millones y la supresión del delito de sedición.