El Gobierno sigue sin aclarar si está dispuesto a entregar los Leopard a Ucrania

Albares vuelve a insistir en la idea de unidad de los aliados para el envío de armamento

La entrega de los blindados Leopard a Ucrania está protagonizando el debate entre los aliados en las últimas semanas. No hay una posición común porque su envío podría suponer una escalada en el conflicto a solo un mes de que se cumpla el primer año de la invasión rusa de Ucrania. Además, la autorización de su entrega -que depende de Alemania- también está poniendo contra las cuerdas al canciller alemán Olaf Scholz. Mientras tanto y ante la falta de unidad en Europa, España -uno de los países que cuenta con este armamento y que tendría que solicitar permiso al fabricante alemán si quisiera enviarlos- sigue sin aclarar si estaría dispuesto a enviarlos a Ucrania o liderar esa posición.

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, se ha referido a este asunto, que ha descrito como “mediático” dado el interés suscitado en los últimos días y ha vuelto a repetir que hay que mantener la unidad entre los europeos y que el envío de armamento requiere de discreción. En un intento por zanjar el debate, ha insistido en que no se le va a dar la espalda a Ucrania. “España nunca ha dado la espalda a Ucrania cuando Ucrania le ha necesitado y España no le va a dar nunca la espalda a Ucrania cuando Ucrania necesite a España”, ha sostenido en rueda de prensa en Madrid con su homólogo de Moldavia, Nicu Popescu.

En esa línea y en un intento de contextualizar la dificultad de alcanzar una posición común entre los países europeos respecto a su envío, ha insistido en ser “conscientes de que no todos los países de Europa han tenido la misma relación con Ucrania y Rusia ni tienen la misma exposición” al conflicto. “Tenemos que entender la posición de todos lo países de la UE y sus tiempos, porque al final la unidad con la que estamos actuando los europeos es probablemente el mejor instrumento para enfrentarnos al desafío de la agresión rusa”.

El jefe de la diplomacia española, que visitó Kiev y mantuvo un encuentro con el presidente ucraniano a finales del año pasado, ha recordado que hay “una guerra real” y hablar de material militar “no hace ningún favor, ni al Gobierno de (Volodimir) Zelenski ni ante el pueblo ucraniano que muy dignamente está defendiendo su libertad y soberanía y los valores europeos”.

Robles también pide discrección

El lunes, la ministra de Defensa, Margarita Robles, también insistió en esa idea de unidad de los aliados para el envío de armamento. En esa línea, también confirmó que España continuaría apoyando militarmente a Ucrania, aunque siempre desde la “discreción”, evitando referirse a un armamento concreto.

España cuenta con 347 Leopard

En la actualidad, España cuenta con un total de 347 carros de combate “Leopard” en dos de sus versiones. De ellos, 108 pertenecen a la 2A4 y llegaron a España en 1995, alquilados en un primer momento a Alemania. Los otros 239 son de una versión mucho más moderna y “española”, la 2E, fabricados en Alcalá de Guadaira (Sevilla), en las instalaciones de la empresa Santa Bárbara.

De los primeros, los antiguos, unos 55 están en servicio en unidades de Ceuta y Melilla y otros 53 almacenados desde 2012 en Zaragoza. Estos son los que España podría enviar si así se decidiese, aunque han de ser puestos a punto. Estos son los que en un primer momento se valoró donar a Ucrania, pero el pasado mes de agosto, el Ejecutivo lo descartó alegando que su estado era “lamentable”, tal y como apuntó la ministra de Defensa.