Felipe VI destaca el compromiso de España con el suministro de apoyo militar y humanitario a Ucrania

Los embajadores de Rusia y Venezuela, que todavía no han presentado sus credenciales ante el Monarca, los grandes ausentes. Tampoco acudió el de Nicaragua

Los Reyes han vuelto a abrir el Palacio Real para recibir al cuerpo diplomático acreditado en España. Un total de 214 personas, entre embajadores y cónyuges, secretarios generales y representantes de organismos internacionales desfilaron por el salón de Gasparini. Formando una línea, los asistentes saludaron a los Reyes que llegaron al Palacio Real de Madrid, acompañados por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y por el ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, que acudió con el uniforme de gala del cuerpo diplomático.

Finalizado el saludo, los Reyes se dirigieron al Salón del Trono y el acto comenzó con la intervención de monseñor Bernardito Cleopas Auza, nuncio de Su Santidad el Papa, que condenó la brutal invasión de Ucrania y defendió la democracia y las instuciones.

Posteriormente, el Monarca ha pronunciado un discurso en el que la invasión rusa de Ucrania y los retos en el contexto geopolítico fueron claves. Nuevamente, Felipe VI, condenó la guerra y en una alocución, muy pegado a la actualidad, celebró la condena de España de este conflicto, que en sus palabras “es una flagrante violación de las normas y principios más fundamentales del Derecho Internacional y de la carta de las Naciones Unidas”.

En este sentido ha destacado que España haya mostrado su apoyo a Ucrania desde el principio, “en el ámbito bilateral y multilateral, tanto con el suministro de equipamiento militar, como de material humanitario necesario ante los indiscriminados ataques rusos sobre las infraestructuras civiles”, ha dicho justo el mismo día en el que Gobierno ha confirmado que entregará Leopard a Ucrania, después de Alemania lo haya autorizado.

“La respuesta ha sido muy destacada, demostrando también la unidad de los socios y aliados en la UE y la OTAN”; ha subrayado. En este sentido, Felipe VI ha hecho un llamamiento a los altos representantes de la comunidad internacional que han acudido a la recepción a que “trabajen en pro de un orden internacional pacífico en el que imperen la Justicia”.

Además, el Monarca se ha referido a la nueva relación con Marruecos, que se escenificará el próximo 1 de febrero con la celebración de la Reunión de Alto Nivel (RAN) en Rabat. “Esta cita permitirá profundizar nuestras amplias relaciones bilaterales para trabajar juntos sobre las bases más solidas”. Hay que recordar, que el año pasado, en medio de las tensiones entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Marruecos, Felipe VI ya se refirió a esta relación en un gesto poco habitual, donde instó a Marruecos a “caminar juntos”.

Durante su discurso, Felipe VI se refirió a otra de las zonas clave para la acción exterior española como es el Magreb y los países africanos, de los que aseguró, “forman parte de nuestra vecindad natural”. No en vano, recientemente el ministro de Exteriores, José Manuel Alabares, realizó un a minigira por África para poner en valor las relaciones con esta región, de la que depende, entre otras cosas, nuestra seguridad. En este punto, Don Felipe VI recordó que en breve viajará a Angola, su primer viaje a un país de África Subsahariana, un periplo que “simboliza la implicación de España” en este continente con el que compartimos “grandes desafíos vecinales”.

El Monarca también ha puesto en valor el trabajo de los 125 Embajadas residentes en España, y 41 Organismos Internacionales con sede u oficina en España. Durante la recepción anual al cuerpo diplomáticos tres fueron las grandes ausencias. Por un lado, los embajadores de Rusia y Venezuela porque no han presentado sus cartas ante el Rey. Y por otro lado, el de Nicargua, que fue llamado a consultas en protesta por la situación en el país.