MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
00:08
Actualizado
  • 1

Abascal y Bannon se verán en Madrid antes de fin de año

VOX cuenta con el ex estratega de Trump para diseñar su campaña de cara a mayo de 2019.

  • Steve Bannon y Santiago Abascal
    Steve Bannon y Santiago Abascal
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

15 de octubre de 2018. 01:05h

Comentada
A. Rojo Madrid. 15/10/2018

Steve Bannon, el ex jefe de campaña de Donald Trump caído en desgracia, proporcionará a VOX las líneas maestras de su estrategia para irrumpir definitivamente en el mapa político español en la europeas previstas para mayo de 2019. Los de Santiago Abascal, que ya han demostrado que cuentan con base social con la usurpación simbólica del «podemita» coso de Vistalegre, contarán con el asesoramiento y la colaboración del cerebro detrás de la campaña que llevó al magnate estadounidense, contra todo pronóstico, a la Casa Blanca. Esta cooperación –que ya ha venido realizándose desde hace meses a través de contactos entre Bannon y miembros del equipo de Abascal– se formalizará con un encuentro entre ambos que tendrá lugar en Madrid antes de final de año. Fuentes de VOX han confirmado a este diario que el partido tiene pensado invitar al estratega por excelencia de la derecha populista internacional a la capital y organizar un acto público o una conferencia –aún no se ha decidido exactamente– tras la que Bannon y Abascal mantendrán una reunión de trabajo. La invitación a visitar Madrid fue recibida «con entusiasmo» por el ex consejero presidencial, que «mostró su total apoyo a VOX».

El partido de Abascal cuenta por tanto con la experiencia y el asesoramiento de Steve Bannon para centrar su campaña electoral de las europeas en contrarrestar la propaganda negativa sembrada por el separatismo en Europa. Manuel Mariscal, vicesecretario de comunicación de VOX, explica que ésta será una de las ideas fuerza de la campaña de su partido: «Debemos explicar que los diputados de VOX en Estrasburgo se concentrarán en responder a las campañas de comunicación independentistas diseminadas por toda la Unión Europea durante el desafío soberanista, un trabajo que debería estar haciendo ya el Gobierno de Pedro Sánchez».

El día a día de la relación con Bannon lo lleva Rafael Bardají, que llegó a VOX desde las filas de la Fundación Faes y que fue asesor de José María Aznar en materia de política exterior y Defensa durante su segunda legislatura en Moncloa. Apenas un mes después de incorporarse al Comité Ejecutivo Nacional de VOX el pasado mes de marzo, Bardají viajó a Washington a entrevistarse con diversas personalidades políticas entre las que se encontraba Bannon. Por aquel entonces el ideólogo ya había sido expulsado ocho meses como «Chief Strategist». Fue acusado de «vago» por un furibundo presidente que ya no le necesitaba.

«La experiencia de Bannon durante la campaña presidencial, construida sobre su papel en la formación y evolución del Tea Party en Estados Unidos, su conocimiento de la situación de Europa y la coincidencia en el diagnóstico que aqueja a España y sus vecinos, hará que la aportación de Stephen Bannon al debate político español sea de un valor incalculable», declaró el ex consejero de Aznar al término de su reunión en Washington.

Desde VOX confirman que han «hecho muchas cosas juntos y que haremos más cosas en el futuro». Hay dos áreas donde la colaboración entre el partido de Abascal y el ex consejero de Trump es más estrecha: metodología de comunicación y gestión de redes. Éstas fueron precisamente las dos armas principales que articularon la campaña de las presidenciales de 2016 en Estados Unidos. Pero la colaboración con Bannon funciona ya a buen ritmo y de hecho se han mantenido frecuentes reuniones de trabajo para impulsar la agenda política de VOX y para depurar estrategias.

«Es muy importante que en España exista un partido basado en la soberanía y la identidad del pueblo español y que esté dispuesto a defender sus fronteras». Son palabras pronunciadas en abril por el propio Steve Bannon, cuyo atención a España dista mucho de ser desinteresada ya que el ideólogo de referencia de la derecha populista global ha hecho pública su intención de desembarcar en Bruselas a través de un lobby denominado «The Movement» y concentrar todos sus esfuerzos en las elecciones europeas de mayo 2019 con el objetivo de crear un «supergrupo» parlamentario que, según las estimaciones de quien fuera conocido como «el Darth Vadder de la Casa Blanca», podría copar hasta un tercio de los 705 diputados europeos.

Sin embargo, aunque todo apunta a que la relación con VOX es fluida, lo cierto es que Bannon no las tiene todas consigo con otros partidos pertenecientes a la derecha populista europea. El pasado lunes, en una rueda conjunta con Salvini, Marine Le Pen cerró la puerta a futuras colaboraciones al afirmar: «Bannon no es europeo. Es americano. Nosotros y sólo nosotros daremos forma a la fuerza política que resulte de las europeas de 2019».

La contundencia de estas declaraciones se vio matizada apenas unos días después, el pasado jueves, cuando Bannon y Le Pen se reunieron en la ciudad francesa de Lille. Tras el encuentro, el vicepresidente de Reagrupación Nacional –Louis Aliot, que además es también el compañero sentimental de Le Pen– dejó claro que su partido veía con buenos ojos a Bannon porque «no quiere crear un partido» sino «sólo ofrecer asesoramiento a los partidos euroescépticos».

Sea como fuere, en la prevención que han demostrado estos líderes europeos pueden haber influido algunos aspectos pocos conocidos de la biografía del estratega. Bannon ha estado estrechamente vinculado con dos de los entramados de poder que con mayor ahínco ataca: la banca de inversión y Hollywood. Tampoco hay motivos para que se extienda el optimismo entre los votantes que valoran el compromiso con los valores cristianos ya que a juzgar por algunas de sus declaraciones, Steve Bannon esta mucho más interesado en el poder que en la verdad cristiana: «La oscuridad es buena. Dick Chaney, Darth Vader, Satán... eso es poder».

Últimas noticias