El PNV insiste en que no habrá Presupuestos «con el 155»

El día de la patria vasca se convierte en un acto de apoyo al independentismo catalán y contra el «rancio nacionalismo español».

El PNV ha celebrado hoy el Aberri Eguna con un acto público en la Plaza Nueva de Bilbao en el que han intervenido Andoni Ortuzar e Iñigo Urkullu. EFE/MIGUEL TOÑA
El PNV ha celebrado hoy el Aberri Eguna con un acto público en la Plaza Nueva de Bilbao en el que han intervenido Andoni Ortuzar e Iñigo Urkullu. EFE/MIGUEL TOÑA

El día de la patria vasca se convierte en un acto de apoyo al independentismo catalán y contra el «rancio nacionalismo español».

La plaza Nueva de Bilbao se convirtió ayer en escenario de ataques al Gobierno por parte del PNV en el Aberri Eguna, día de la patria vasca. Con la intención del Ejecutivo español de recurrir sus presupuestos de fondo, el Gobierno vasco instó ayer directamente al Gobierno a «buscar en otros caladeros los votos que le faltan para aprobar los presupuestos». El lendakari, Iñigo Urkullu, abrió el acto de celebración así: «Benvinguts». Porque el acto contó con presencias «solidarias»: Montserrat Candina, alcaldesa de Calella y responsable de Relaciones Institucionales de PSeCAT, y de Eduard Pujol, diputado y portavoz adjunto de Junts per Cataluña en el Parlament. «Quiero que se recupere el Gobierno de la Generalitat», aseguró. «Un Gobierno estable y sólido que fulmine el 155 y recupere el autogobierno. Un president con quien colaborar». Porque, a su juicio, el PNV tiene «un pasado de defensa de nuestros derechos, soberanía y autogobierno». Por su parte, Urkullu, en el acto bajo el lema «Nuestro futuro, nuestra patria», centró su discurso en enumerar los requisitos que, en su opinión, deben regir la Unión, informa Efe, entre ellos el de ser «una Europa social que cambie el paradigma de la austeridad, dé respuestas a la integración laboral de la juventud» o a las necesidades de las personas pensionistas. «Sí vamos a exigir que las pensiones se revaloricen con el IPC, sí vamos a exigir la transferencia de la gestión del régimen económico de la Seguridad social», aseguró. También tomó la palabra el presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, quien denunció el «autoritarismo» del «rancio nacionalismo español» y pidió que destierre «la amenaza y la coacción», si quiere contar con la formación jeltzale. Según advirtió, «ni las alertas naranjas “por viento fuerte de Rivera” van a hacer cambiar de postura de su partido en contra del 155. «Nosotros no queremos gente en la cárcel por defender ideas políticas. Nosotros no queremos que sean los jueces quienes, por encima de la voluntad popular, decidan quién puede gobernar y quién no. Lo que está pasando en Cataluña es muy grave. ¡Los queremos en casa ya, ya!», exclamó.

Ortuzar no se detuvo ahí y revindicó que «una cosa es un nacionalismo en positivo, que reivindica lo suyo sin cuestionar a los demás», y otra «muy distinta», lo que él llamó un nacionalismo «negacionista», que «para afirmarse tiene que dominar a los otros que le rodean», porque para el político «eso no es nacionalismo, es autoritarismo. Y eso es lo que estamos tristemente viendo en la España de hoy. Y no nos gusta. Nos repele», zanjó. Ortuzar, además, utilizó un tono ofensivo hacia las costumbres y creencias de cuatro ministros del Gobierno –Cospedal, Zoido, Méndez de Vigo y Catalá–, que acompañaron el himno de la Legión durante el desembarco y traslado del Cristo de la Buena Muerte. «¿Habéis visto el vídeo de los cuatro ministros cantando el himno de la Legión? Si tenéis un momento de bajón, ponéoslo porque os vais a reír un montón», se burló. Eso sí, luego añadió que después de su risa le entró «una mala leche enorme», porque «¿qué pintan cuatro ministros de un Gobierno democrático cantando el himno de la Legión?»

ETA también estuvo en sus críticas y le pidió que asuma «la injusticia de sus actos».