Albert Boadella: Patriotismo sin complejos

El presidente de Tabarnia asegura que se siente «orgulloso del pasado y del presente de esta nación» y está muy contento «de haber nacido en el mismo país que Velázquez, Lorca o Dalí»

Albert Boadella, presidente de Tabarnia

El presidente de Tabarnia asegura que se siente «orgulloso del pasado y del presente de esta nación» y está muy contento «de haber nacido en el mismo país que Velázquez, Lorca o Dalí».

España se encuentra ante la encrucijada de un año que se presenta agitado. Tras un 2018 repleto de cambios sustanciales, un nuevo Gobierno central, una herida abierta en Cataluña con motivo de la deriva independentista que no aspira a cicatrizar, un giro histórico en Andalucía, la irrupción de Vox, que vuelve a alterar el tablero político ya de por sí complicado, 2019 no parece que vaya a rebajar la intensidad. Las elecciones autonómicas, locales, europeas y probablemente, generales, ponen de relieve las turbulencias venideras. Abróchense los cinturones. Ante este panorama tan poco alentador, nueve personalidades de diferentes ámbitos tratan de buscar la fórmula perfecta para enderezar la situación. Así, proponen nueve retos para 2019 con los cuales sortear las dificultades y consolidar nuestra democracia.

Para hablar del primero de ellos, de la defensa de un patriotismo sin complejos, quién mejor que el actor Albert Boadella. Si alguien es consciente de lo que cuesta ser patriota en nuestro país es el dramaturgo catalán. Él es, precisamente, un «exiliado» de Cataluña por tener un pensamiento crítico con el independentismo catalán, por defender la identidad de España como nación.

El presidente de Tabarnia asegura que el humor es el «antídoto del fanatismo», lo que no significa que no le duela la situación que se vive en la tierra donde nació. «Es necesario que el Estado español se desprenda del derrotismo que impera en España», indica desde Jafre, en el Bajo Ampurdán, donde descansa estos días y a casi dos horas de Barcelona, desde donde el presidente de la Generalitat, Quim Torra, diseña su ofensiva secesionista. «El patriotismo es un sentimiento que no se puede adquirir artificialmente. Para tenerlo es necesario que la gente sepa lo que ha cedido este país para llegar a ser lo que somos, que se sienta identificada con las instituciones...». Boadella lamenta la tiranía ideológica que rige nuestro pensamiento social. «No puede ser que prime el sentimiento general de que España es una mierda, y que si te sales de él enseguida te cataloguen de facha». El también actor catalán considera que por este motivo han cobrado posición en el mapa fuerzas políticas como Vox. «Es lógico que haya gente que piense que tiene que haber un pensamiento de derechas. Y sería tremendo que en un país no hubiera derecha, como lo sería igualmente que no hubiera izquierda. Ya sabemos lo que es el totalitarismo». Boadella añade que al español le ha acompañado a lo largo de la historia cierta propensión a hacer la crítica de nuestra nación gratuita a otros países. «Somos expertos en alimentar la leyenda negra», afirma. «Sufrimos en el franquismo una exaltación permanente respecto a nosotros. Lo cual es tan nefasto como estar diciendo todo el día que somos una mierda», sentencia.