Álvarez de Toledo y Arrimadas: duro estreno contra Calvo

Ambas cargaron contra la viceministra, a la que acusan de no tener política migratoria.

Arrimadas y Álvarez de Toledo
Arrimadas y Álvarez de Toledo

Ambas cargaron contra la viceministra, a la que acusan de no tener política migratoria.

Era la primera vez que la portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, y la de Ciudadanos, Inés Arrimadas, se subían a la tribuna de oradores del Congreso. En su estreno ambas cargaron duramente contra la gestión de los socialistas en la crisis del Open Arms y dieron muestra del tono que utilizarán en el próximo curso político.

La popular tomó la palabra después de la comparecencia de la viceministra Calvo para evidenciar los bandazos de Sánchez: «Son tantas sus frases extravagantes, las veces en las que ha ofendido la inteligencia de los españoles, la constitución, el diccionario y hasta la wikipedia», arrancaba Álvarez de Toledo dirigiéndose a la número dos del Ejecutivo. «Es la impúdica exhibición del mal gobierno», sentenció mientras Calvo y Sánchez tan siquiera le sostenían la mirada. «Su política es inflamable», proseguía una Álvarez de Toledo que recibió en varias ocasiones el aplauso de su grupo. Álvarez Toledo fue un paso más allá y comparó a Sánchez con Salvini, «las dos caras de la misma moneda», y aprovechó para recriminarle que no sea capaz de lograr su investidura: «Sánchez solo da la cara cuando sus rasputines le dicen que hay foto». De hecho, le criticó por la foto que se tomó en las Islas Canarias donde posó con los dedos en forma de V: «V de Victoria. V de vanidad, o de vacuidad, o simplemente de vacaciones, que es como lleva cuatro meses o seis, según los cálculos», le dijo.

L a líder de Ciudadanos Inés Arrimadas estrenaba su portavocía también. El suyo fue un tono menos bronco y más vehemente. Se mostró emocionada y agradecida por poder hablar desde la tribuna de la Cámara Baja. Con un matiz de voz más alto, arrancó su discurso, recordando los seis meses que lleva el país sin gobierno y que debería estar el presidente Pedro Sánchez dando la cara y no la viceministra. La portavoz de Ciudadanos insistió en la necesidad de ayudar a los inmigrantes, pero con una política clara, precisa y pública: «Ustedes no tienen una política de inmigración, ustedes lo que tienen es un recopilatorio de improvisaciones y de bandazos», afirmó. Fue en este aspecto así como en las mafias que operan en el mediterráneo donde puso el foco de su discurso: «Hay que elegir entre dejar que se mueran en el mar y dejar que entre toda la inmigración irregular», dijo

Ambas portavoces se caracterizaron por un estilo distinto ante el atril pero con un objetivo común en su discurso: el ataque al gobierno en funciones por su improvisación en las gestión humanitaria que se desató en el buque Open Arms que permaneció 19 días a la deriva.