Álvarez dice que la juez de los ERE le imputa un contubernio maquiavélico

El abogado de la exministra de Fomento Magdalena Álvarez ha recurrido el segundo auto de imputación dictado por la juez que investiga los ERE falsos, que se basa en "sospechas y especulaciones"para imputarle un "masivo contubernio"y una "maquiavélica actuación".

En un recurso notificado hoy a las partes personadas, el abogado Horacio Oliva dice que las acusaciones de la juez Mercedes Alaya "no resisten un mínimo escrutinio", "carecen de la exigible argumentación jurídica"y se caracterizan por su "falta de concreción".

El recurso, al que ha tenido acceso Efe, se ha presentado directamente ante la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, después de que ese mismo tribunal revocase parcialmente la primera imputación de Alvarez, lo que dio lugar a su segunda declaración como imputada, el 7 de noviembre, cuando la exministra volvió a defender su actuación desde la Consejería de Economía de la Junta.

El nuevo auto de imputación, sostiene la defensa, "no pasa de incorporar un relato genérico y deslavazado, basado en especulaciones, tergiversaciones y errores manifiestos".

El auto "no reúne las exigencias que nítidamente ha definido la Audiencia"y "parece basarse en una confabulación masiva del Gobierno de la Junta dirigida a diseñar un sofisticado sistema de financiación de la Consejería de Empleo"en el que Álvarez "pasa a adquirir un rol central en esa pretendida trama".

Este papel promotor "está basado únicamente en sospechas y especulaciones derivadas de una arbitraria atribución de competencias institucionales, conocimientos e intenciones"a Magdalena Álvarez, según su defensa.

El recurso niega el carácter delictivo de las llamadas transferencias de financiación, utilizadas para pagar las ayudas investigadas, que además "han sido aprobadas por el Parlamento andaluz desde la Ley de Presupuestos de 2002".

Junto a ello, Horacio Oliva argumenta que la pretendida intervención de Álvarez en los hechos "es incompatible con las funciones asignadas a la Consejería de Hacienda", que "no decide el modelo de gestión"de las demás Consejerías, su diseño presupuestario y su estado de gastos.

Durante su periodo en Hacienda, "lejos de pretender rebajar el grado de fiscalización de las empresas públicas de la Junta", Álvarez "por el contrario procedió a reforzar las facultades de la Intervención para supervisar las cuentas y ejecución presupuestaria de tales empresas", mantiene el recurso.