Amaiur apoya en la Audiencia Nacional a los acusados de SEGI

36 procesados exigen «gestos» al Estado para mantener la paz

Algunos de los miembros de Segi a su entrada en la Audiencia Nacional
Algunos de los miembros de Segi a su entrada en la Audiencia Nacional

Llegaron con el guión más que aprendido, de comenzar con un show para llamar la atención, no dejar pasar la oportunidad de lanzar una soflama independentista y hacer de altavoz para reclamar «gestos al Estado» que pongan fin al «conflicto» con el País Vasco. Y todo con el apoyo de Amaiur, uno de cuyos diputados acudió la sede de la Audiencia Nacional para expresar su apoyo a los 40 acusados de pertenecer a SEGI. Para comenzar, cuatro de los que debían sentarse en el banquillo no hicieron acto de presencia, pero, eso sí, se hicieron ver a través de un vídeo «colgado» en dos páginas web en el que afirman que su actitud obedece a una «desobediencia» hacia un tribunal que no tiene legitimidad para juzgarle. Nada entrar en la sala y ocupar sus sitios, los 36 procesados, vestidos con camisetas naranjas con los eslóganes «Libre», «Free» y «Askatu», comenzaron con su particular «actuación»: suelta de globos naranjas y gritos a favor de Luis Goñi, detenido en Pamplona para cumplir seis años de cárcel por pertenencia a SEGI, lo que motivó que el juicio se tuviese que retrasar.

Los procesados siguieron el mimo patrón: negativa a contestar al fiscal y acción popular, ejercida por la asociación Dignidad y Justicia, rechazar las declaraciones en las que admitían su pertenencia a SEGI, denunciar que se trata de un «juicio político», que fueron interrogados sin presencia de abogados, y, gran parte de ellos, denunciar que habían sufrido malos tratos. Hasta repetían la misma frase, de forma literal: «Me hicieron aprender –los policías que les interrogaron– la declaración de memoria».

Todos repitieron que se les juzga exclusivamente por sus ideas políticas, por ser independentistas. «Aquí no hay 40 terroristas, hay 40 jóvenes», afirmó uno de ellos, quien advirtió de que la sentencia de esta causa «influirá» en ese «proceso» que se ha iniciado en el País Vasco. Otro de los acusados fue incluso más allá y pidió al Estado que mandase a sus «aparatos políticos, judiciales y mediáticos» para solucionar ese tan renombrado «conflicto» al que alude la denominada izquierda abertzale. Este procesado dejó bien claro cuál es motivo último que les ha llevado a esa «meramente política», que no es otro que «conseguir una República Socialista Vasca».