Aznar:«No estoy contra nadie, estoy con los españoles»

Aznar pide reformas para actualizar el sistema de la Transición. El ex presidente del Gobierno presentó la colección «Biografías Políticas» en el Congreso de los Diputados

Aznar, ayer durante la presentación de las biografías políticas editadas por FAES
Aznar, ayer durante la presentación de las biografías políticas editadas por FAES

El ex presidente del Gobierno José María Aznar volvió ayer al Congreso de los Diputados, en esta ocasión para presentar la colección de «Biografías políticas», editada por Gota a Gota, editorial de FAES. En la Sala Ernest Lluch, y acompañado por el presidente del Congreso, Jesús Posada además de Ignacio Astarloa y Álvarez Tardío, repasó algunos trazos de Antonio Cánovas, Antonio Maura y Francisco Silvela de quienes dijo que «aquí hicieron su mejor contribución a España». En ese escenario el ex presidente del Gobierno aprovechó para subrayar el mandado que los ciudadanos expresaron en las urnas en noviembre de 2011, cuando hicieron «una apuesta por la reforma y la modernización» para corregir la política del Gobierno socialista, ya que estos objetivos se vieron interrumpidos en la última etapa del Gobierno socialista con unas consecuencias «devastadoras».

Tras el eco de sus últimas críticas a la actuación del Ejecutivo de Mariano Rajoy, el presidente de FAES aprovechó su presentación para dejar clara una cosa: «Yo no estoy contra nadie; estoy con los españoles. No más que nadie, pero tanto como el que más». Aznar indicó que su deseo es que esa voluntad que expresaron los españoles en las urnas se lleve a cabo porque «el coste de la no reforma sería inasumible» y rechazó la resignación y el inmovilismo: «Los españoles no quieren limitarse a consumir hasta la extinciónsu capital histórico», destacó.

Ése «cambio de rumbo» llevado a cabo en la etapa socialista puso en cuestión el pacto de la Transición: «Pasamos de reconocer la pluralidad a impugnar lo que nos une, se impuso un relato de revisionismo estéril y de división. Y se creyó que mientras el todo se debilitaba, las partes podían fortalecerse». El ex presidente del Gobierno, quien advirtió entonces de esas consecuencias, destacó que la situación de hoy es distinta porque «ahora hay una mayoría política y social renovada, que comparte la voluntad de recuperar un rumbo de éxito para España». «Una mayoría social que quiere ser parte de ese nuevo caudal cívico que España necesita activar, que rechaza la división y la discordia, y que está resuelto a dar continuidad a nuestros mejores tiempos para hacerlos aún mejores», dijo. El rumbo lo ha definido el «deseo de la sociedad de tener un futuro distinto de aquél que a algunos les parece inevitable». El presidente de FAES indicó que la historia enseña que «es necesario renovar los objetivos históricos nacionales» y que la política debe interpretarse como «un pacto de integración y de respeto a la Ley».

Por su parte, el presidente del Congreso, Jesús Posada, celebró ayer, en presencia de Aznar, que la mayoría absoluta de la que disfruta el PP y su cohesión interna garanticen que Rajoy pueda aplicar la política que España necesita «para crecer, crear empleo y cumplir con la Constitución». Posada puso en valor que el centro reformista español cuente en estos momentos con un partido como el PP como «firme puntal» de la acción del Gobierno, un partido que fundó Manuel Fraga, que «consolidó» Aznar y que preside y lidera en la actualidad Rajoy.