MENÚ
lunes 15 octubre 2018
01:41
Actualizado

Bárcenas confirma la versión de Costa sobre pagos en «B» del PP en Valencia

El ex tesorero desvincula ahora a la dirección nacional de esa supuesta contabilidad paralela.

  • Luis Bárcenas a su llegada a la Audiencia Nacional/ Luis Díaz
    Luis Bárcenas a su llegada a la Audiencia Nacional/ Luis Díaz

Tiempo de lectura 4 min.

14 de febrero de 2018. 01:26h

Comentada
Ricardo Coarasa Madrid. 13/2/2018

Luis Bárcenas ratificó ayer la versión del ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa sobre la supuesta financiación en «B» de las campañas de las elecciones de 2007 y 2008. El ex tesorero, que declaró como testigo en el juicio a la «trama valenciana» de Gürtel, relató que se reunió con Costa en la sede de Génova (presumiblemente a principios de 2007) después de que este acudiera a Madrid «preocupado» porque el entonces vicepresidente del Gobierno de esa comunidad autónoma, Víctor Campos, le había instado a que los trabajos electorales efectuados al partido por Orange Market, el buque insignia de la trama en Valencia, se facturasen a diversos empresarios afines. Según explicó, le advirtió de que se trataba de «una práctica absolutamente prohibida en el PP a nivel nacional». «Había experiencias ya pasadas que nos afectaban a nosotros («caso Naseiro»), pero sobre todo al PSOE» (en referencia a la financiación irregular a través de Filesa en los años 80). «Sabíamos las consecuencias de hacer las cosas mal», insistió a preguntas de la fiscal.

«Él se negaba a hacer esto –explicó–, pero eso le generaba problemas internos y quería ponerlo en conocimiento del tesorero nacional, que era Álvaro Lapuerta». Pero éste estaba ausente y terminó reuniéndose con Bárcenas, en aquellas fechas gerente del PP, quien se habría comprometido a hablar con Lapuerta para que instara a la dirección valenciana a cortar de raíz esas prácticas.

De estas cuestiones, precisó, no se informó al secretario general, entonces Ángel Acebes. «El tesorero tenía autonomía plena en estos temas. Él sabía lo que tenía que hacer».

Costa –para quien Anticorrupción reclama siete años y nueve meses de prisión por tres delitos electorales y uno de falsedad en documento mercantil– situó al ex presidente de la Generalitat Valenciana Francisco Camps al frente de esa presunta maquinaria de financiación irregular valenciana para las campañas de las autonómicas y municipales de 2007 y de las elecciones generales de 2008.

Al contrario de lo que hizo en su declaración como investigado en el juicio a la primera época de la «trama Gürtel» (entonces dijo que Camps trasladó a Lapuerta su intención de seguir contratando con «El Bigotes» porque era «un genio»), Bárcenas dejó a la dirección nacional del PP al margen de la decisión del PP valenciano de seguir contratando con Orange Market pese a que desde Génova en junio de 2004 se había ordenado no hacerlo más. «Tras determinadas instrucciones que recibe Lapuerta –recordó– yo “circularizo” a todas las delegaciones que no se trabaja con las empresas del grupo Correa». «¿Y se hace una excepción con el PP de Valencia?», quiso saber la representante del Ministerio Público. «Una excepción, no. A partir de ahí Valencia, parece ser, siguió trabajando con Orange Market, pero sin conocimiento ni autorización de la sede central, de forma autónoma».

El ex tesorero del PP reconoció que viajó a Valencia con Lapuerta para poner en contacto a un empresario con Víctor Campos, a quien identificó como el «tesorero de facto» del PP valenciano. «Fue una gestión de Lapuerta, que acompañó a un amigo suyo empresario que quería colaborar con la campaña electoral, no sé si de 2007 o 2008. Estuvimos con Campos y este empresario habló con él de entregarle una cantidad determinada. A partir de ese momento la sede central no toma ninguna decisión».

Bárcenas subrayó que la planificación de los gastos electorales «lo hacían ellos» (en referencia a las delegaciones territoriales) ejerciendo lo que llamó «responsabilidad delegada». Luego, eso sí, debían «justificar esas cantidades».

Últimas noticias