Carolina Bescansa: "Hay que aprobar por ley que quien no desbloquee dé un paso atrás"

Candidata de Más País por La Coruña

La candidata de Más País por A Coruña asegura que si después del 10-N se sienta a negociar con el PSOE “sentarse en el Consejo de Ministros no sería una línea roja”

En una entrevista a LA RAZÓN, Bescansa argumenta que su partido se presenta “contra la irresponsabilidad de los que pudieron formar gobierno y no lo hicieron” y cree que Podemos “cambió de rumbo” para “ocupar el mismo lugar político de IU”. La cofundadora de la formación morada, que abandonó el partido hace un año, cree que “el hecho de que Iglesias y Errejón no hayan seguido remando en la misma dirección ha llevado al desgaste de Podemos”. Sobre la crisis independentista asegura que debe crearse un” espacio de diálogo entre las fuerzas soberanistas y las que no lo son” y defiende que “los soberanistas no deben estar fuera del sistema, hay que integrarlos”. Centra los ejes programáticos de su partido en la derogación de la reforma laboral y la ley mordaza, el eje verde, medioambiental, transición energética y ecológica como clave y la construcción de una nueva institucionalidad de marcado carácter feminista

-¿Qué puede aportar usted al proyecto de Errejón?

-Quiero aportar el compromiso con mi país para la mejora de la vida de las grandes mayorías sociales que fue para lo que empecé mi vida política e institucional en el 2014. También la experiencia de estos años, el conocimiento de la vida parlamentaria e institucional en este país y aportar una mirada femenina y feminista.

-¿Por qué toda esta experiencia que usted argumenta no funcionó dentro de Podemos?

Podemos atravesó varias etapas desde su fundación y en una de ellas la actual dirección de Podemos decidió adoptar un rumbo radicalmente distinto al que fijamos cuando construimos el partido, que le lleva a ocupar el mismo lugar funcional y político de Izquierda Unida a lo largo de muchos años. El Podemos que yo ayude a fundar era un Podemos que buscaba el respaldo de la mayoría y adoptar medidas para la mayoría. No una organización orientada a bloquear el sistema político cuando tenía sobre su mano haber negociado para derogar las reformas laborales o la derogación de la ley mordaza.

-Pablo Iglesias la alababa a usted personalmente en su tesis doctoral. ¿Qué ha cambiado?

-Por mi parte grandes diferencias políticas en relación al planteamiento de Pablo Iglesias como secretario general. Pregúntenle a Iglesias que ha cambiado para él.

-¿Por qué usted e Iglesias no han llegado a entenderse? Antes era muy valorada dentro de su partido

-Creo que hay cuestiones fundamentales sobre las cuales es necesario tener posiciones comunes. La primera tiene que ver con la gobernabilidad. Yo creí entonces que un gobierno en minoría del PSOE era mejor que un gobierno en minoría del PP, que es lo que tuvimos entre 2016 y 2018. Creo que no haber repetido las elecciones y haber conseguido un gobierno de coalición como se planteó sobre la mesa en la negociación o un gobierno en minoría -pero con negociación permanente de medidas legislativas- era mejor que repetir elecciones. En relación al 10-N, creo que es mejor un gobierno en minoría o un gobierno con acuerdos parlamentarios o de coalición conformado por las fuerzas progresistas que un gobierno conservador.

-¿Cree que Iglesias ha agotado su liderazgo? Usted misma trató de liderar una alternativa...

-Yo intenté que en Vistalegre 2 en vez de competir entre Iglesias y Errejón se llegara a un acuerdo entre las dos candidaturas y evitar así una confrontación entre ambos. No lo logramos. Creo que el hecho de no haber seguido remando en la misma dirección ha llevado a un desgaste del proyecto de Podemos y a la incapacidad de éste de construirse como la alternativa viable para las grandes mayorías españolas. Hasta el 2015- 16 la gran mayoría de la sociedad creía que antes o después Podemos ganaría las elecciones y a partir del rumbo adoptado en 2016-17 eso dejó de ser así.

- Existen muchas voces críticas que ven a Errejón y a usted misma como “traidores”. ¿Siente que haya traicionado a los militantes de Podemos que confiaban en usted?

-En ningún caso. Insisto en que no nos presentamos contra nadie sino contra el bloqueo y la irresponsabilidad de quienes tuvieron la posibilidad de formar gobierno y no lo hicieron. Las personas nos traicionamos en primer lugar siempre a nosotros mismos cuando llevamos a cabo acciones que no pensamos o cuando nos comportamos de manera hipócrita. En mi vida privada y política procuro hacer siempre lo que pienso. Cuando no puedo hacer lo que pienso, doy un paso al lado como ya he hecho y volvería a hacer.

-¿Qué ha venido a hacer Más País a la política nacional?

-A defender los intereses de las grandes mayorías españolas, a defender a la mayoría y construir un gobierno para defender a esa mayoría. No se puede hacer política institucional sin un gobierno.

-¿Puede haber diferencias entre su programa y el de Iglesias, cuando sus fundadores formaban un mismo partido?

-La primera tiene que ver con el sentido de estas elecciones. Nuestro compromiso es usar el respaldo electoral que tengamos para conformar un gobierno progresista. Centrarnos en la derogación de la reforma laboral y la ley mordaza, un eje verde, de transición energética y ecológica y una solución dialogada a la crisis política catalana sin condiciones previas.

-Un partido que tiene prácticamente las mismas medidas sociales que ya defiende un partido asentado como es Podemos. ¿Por qué se presentan como el cambio? ¿No es competir con su partido más cercano ideológicamente?

-Lo más importante en estas elecciones es tener claro que las promesas electorales son papel mojado si los principales responsables para formar gobierno en este país no explican cómo van a formar ese gobierno. No se puede hacer política en España sin un gobierno. Esta es la situación lamentable en la que estamos en la que ni el PSOE ni Podemos han explicado que van a hacer de diferente en comparación con el 28-A para que después del 10-N no tengamos un nuevo bloqueo. El PSOE no ha dado explicaciones sobre con quien va a construir alianzas en caso de que no consiga mayoría absoluta, que es la opción más probable a día de hoy. Y Unidas Podemos ha dicho por carta que lo que quieren hacer es perseverar en la reivindicación de forma parte del Consejo de Ministros y que sino iremos a otras elecciones. Creo que deberíamos proponer que si la situación de bloqueo nos lleva a otras elecciones saquemos adelante una ley que prohíba que los cabezas de lista candidatos a presidente del Gobierno que tuvieron en su mano tejer un Ejecutivo tengan que dar por ley un paso atrás.

-Dice que su partido se presenta para sumar al bloque progresista, las encuestas sin embargo no le dan más de cuatro o cinco escaños que restarían al PSOE o a Podemos, ¿no nos llevaría ese escenario a volver al bloqueo?

-Es muy difícil anticipar los resultados electorales del 10-N porque en estas elecciones concurren algunas circunstancias que ya hemos visto en elecciones anteriores y otras de nueva planta. La primera tiene que ver con algo que lleva pasando desde 2014 y es que la proporción de gente que decide voto entre campaña oscila entre el 30 y el 45 por ciento, eso hace difícil anticipar resultados y por eso las encuestas han tenido difícil en los últimos años anticipar resultados. La segunda dificultad tiene que ver con la identificación en las encuestas con los partidos nuevos, eso es un reto metodológico para las personas que se dedican a esto. Queda aún mucha campaña y hay todavía un 30% que no ha decidido su voto. Nosotros habitamos ahí. Pedimos el respaldo de las personas que han votado al PSOE y Podemos y que ahora tienen muy pocas ganas de hacerlo a la vista de lo que han hecho con su voto estos partidos a partir del 28-A.

-El CIS no les otorga diputado en A Coruña, pero previsiblemente sí le resta opciones a mantenerlo Podemos. ¿Es coherente con la consigna de sumar al bloque progresista?

-Insisto en que soy muy respetuosa con el estudio del CIS y resto de compañeros de profesión, pero el trabajo de campo del último CIS se hizo antes de que naciera Más País y terminó dos días después del anuncio de que nos presentábamos. Me resulta muy difícil tomar ese estudio como referencia.

-Después de dar el paso al frente, ¿si no logra escaño en A Coruña sería un fracaso para usted?

-En ningún caso. Creo que los fracasos o aciertos tienen que ver con actuar en conciencia. He dado este paso en conciencia porque creo que lo mejor que puede pasarle a mi país es que una propuesta comprometida y responsable con la derogación de la reforma laboral y con ley mordaza. Que tenga posibilidades de tener influencia en el Gobierno y que lo más responsable para mi país es que no volvamos a otras elecciones o no avancemos a la formación de un gobierno reaccionario del PSOE con el PP.

-¿No es precipitado que un partido nuevo en la política regional dé el salto al escenario nacional con tan poco tiempo para darse a conocer y fijar una posición clara de partido en asuntos de Estado?

-Sin lugar a dudas trabajamos contrarreloj, pero es cierto que una semana en política del año 2019 es equivalente a un semestre en política del año 1989. Creo que la velocidad a la que se suceden los acontecimientos en la política española hace que las personas que tenemos una responsabilidad o sentimos esa responsabilidad con nuestro país nos veamos obligados a movernos muy deprisa.

-¿Les beneficia o les perjudica no estar presentes en el debate electoral del 4 de noviembre?

-Siempre es mejor estar en todos los espacios de debate. Tanto en el del 4-N como en cualquier otro, pero nuestra propuesta es lo suficientemente poderosa para que nuestra voz se escuche con independencia que estemos en los debates.

- ¿Ustedes pondrían condiciones a Pedro Sánchez en una negociación de gobierno? ¿Sentarse en el consejo de ministros sería una línea roja?

-Por supuesto que no sería línea roja sentarnos en el Consejo de Ministros. Se trata, y para eso nace Más País, de abrir una negociación sin líneas rojas para poner los intereses de la mayoría por delante de cualquier otra cosa centrándonos en el eje verde, medioambiental transición energética y ecológica como clave, derogación reforma laboral, mordaza. Construcción de una nueva institucionalidad de marcado carácter feminista

-¿Usted se sentaría a negociar con Pablo Iglesias?

-Por supuesto. Esto es lo que la gente quiere. Es nuestra responsabilidad en el Congreso sentarnos a negociar para legislar. No usar los apoyos que tiene para bloquear.

-Se presentan como la carta de desbloqueo, pero parece que la campaña se ha polarizado en torno a Cataluña. ¿No temen quedar desdibujados?

-En ningún caso. Creo que tenemos la única propuesta de desbloqueo real y eso lo está viendo la gente y lo va a seguir viendo. Conforme vayan avanzando los días se va a ver como los partidos responsables del bloqueo no van a explicar cómo van a desbloquear. En la parte final de la campaña la gente va a identificar que o se apuesta por el desbloqueo real o iremos a otras elecciones.

-Ante la situación que estamos viviendo en Cataluña. ¿Qué propone su partido? ¿Abogan por un referéndum pactado? ¿Quiénes son los responsables de la crisis secesionista que se vive hoy?

-Las fuerzas soberanistas forman parte de España y representan a un porcentaje muy importante de españoles. Las fuerzas soberanistas no deben estar fuera del sistema, sino que tenemos que hacer por integrarlos. Debe crearse un espacio de diálogo con todas las fuerzas, las que sean soberanistas y las que no lo sean, pues es el único camino para resolver la crisis política catalana. Este diálogo debe empezar en Cataluña y luego continuar en el Congreso de los Diputados. Las cosas tanto en política como en la vida solo se arreglan de dos maneras, o por la fuerza o con el diálogo. Creo que la inmensa mayoría de los españoles quiere que lo hagamos por la vía del diálogo y no por la fuerza.

-¿Y se puede pactar con los independentistas?

-Para eso primero hay que hablar con las fuerzas que están representadas en el Congreso. Desde Vox a Bildu, pues todas representan para el pueblo español. En esto consiste la democracia. El parlamento existe para que haya un espacio de diálogo donde todos los representantes hablen. Cada vez que establecemos líneas de bloqueo de con quien no hablar establecemos líneas de bloqueo a la democracia. El parlamentarismo es un espacio que nos mandata para hablar con todos los representantes del pueblo español.

-¿Qué le diría al votante que duda entre Más País y Podemos?

-Tanto al votante que duda entre nosotros y Podemos, como al que duda entre nosotros y PSOE, o con la abstención, entre nosotros y el PP, entre nosotros y Ciudadanos o con cualquier partido de la izquierda que concurre a estas elecciones le diría que somos personas responsables y que vamos a garantizar que el voto que nos dé va a servir para hacer política y no para bloquear.