Política

Casado pacifica al PP vasco e insiste en la coalición “España Suma” con Ciudadanos y Vox ante el 10-N

El líder popular rebaja la tensión tras las críticas de Cayetana Álvarez de Toledo por la «tibieza» de Alfonso Alonso con el nacionalismo. Defiende la foralidad vasca y asegura que es el nacionalismo el que está “fuera del foralismo constitucional”

El líder popular rebaja la tensión tras las críticas de Cayetana Álvarez de Toledo por la «tibieza» de Alfonso Alonso con el nacionalismo. Defiende la foralidad vasca y asegura que es el nacionalismo el que está “fuera del foralismo constitucional”

Publicidad

«Yo también soy del PP vasco». Con estas palabras el presidente del Partido Popular Pablo Casado acudía ayer a Vitoria a firmar la paz con su dirección vasca tras que la portavoz parlamentaria Cayetana Álvarez de Toledo criticara esta semana la «tibieza» de la matriz vasca popular con el nacionalismo y por el perfil propio que su líder trata de marcar en la comunidad autónoma.

En el acto de clausura de la convención de los populares, el líder del PP ante la mirada de su homólogo en el País Vasco, Alfonso Alonso, mostró su apoyo al partido regional y limó asperezas tras el incendio interno que se había propagado desde Madrid. «El PP no tiene explicación ni razón de ser sin el PP vasco», aseguró para –en clara referencia a los reproches vertidos entre la portavoz parlmentaria y los dirigentes del PP vasco– admitir que no era necesario tener una sola voz porque «unidad no es uniformidad», dijo, informa Efe. «No veo nada preocupante que alguien hable más de foralidad, que otro sea más centrista, o que a otro le guste más que se fomente el concierto económico», señaló.

Con el ánimo de zanjar el debate interno, Casado valoró –también ante dirigentes vascos como Borja Semper e Iñaki Oyarzábal– el gran ejemplo que siempre ha sido para el PP la dirección vasca. «El PP vasco ha dado un ejemplo sin el cual no tendríamos una demcoracia consolidada». Avaló la apuesta por el «foralismo consittucional» que defiende Alfonso Alonso. «El PP defiende la foralidad es porque es claramente constitucional. Es el nacionalismo quien está fuera del foralismo constitucional». A lo que el presidente del PP Vasco secundó reivindicando la foralidad como «punto de encuentro» entre vascos y españoles. Ante las críticas de la portavoz parlamentaria en el Congreso de los Diputados, Alonso aseguró, sin nombrarla, que el partido no tiene tiempo para «tonterías», ni para «enfados» entre sus miembros.

Ya en clave preelectoral, ante la más que previsible repetición de elecciones generales, realizó un llamamiento a la unidad de sus dirigentes en torno al proyecto impulsado desde la dirección Nacional, «España Suma», para aunar el voto del elector de de derechas ante el rechazo del popular vasco a abrirse a la coalición PP-Cs, posición en la que también se encuentra el presidente popular gallego Alberto Núñez Feijóo. Así, destacó que si hubieran tenido algún tipo de acuerdo con Cs en el País Vasco para el 28-A tendrían el escaño en Álava y en Vizcaya: «Por eso, donde realmente es útil la suma es donde Vox y Ciudadanos no tuvieron escaños, porque sus votos se perdieron», dijo. Casado insistió, a pesar de que tanto Rivera como Abascal por ahora lo rechazan en «unir para ganar, ganar para gobernar y gobernar para unir. O unimos los que tenemos mismas ideas o no gobernaremos», advirtió. Ante un 10-N, el líder popular aseguró que su partido está «fuerte» y listo para «pase lo que pase», defendió.

Publicidad