Catalanes y gibraltareños intercambian lecciones de independentismo

La Razón
La RazónLa Razón

El acercamiento entre Cataluña y Gibraltar no sólo está teniendo lugar en los últimos días a nivel institucional. Fuentes conocedoras del asunto han asegurado a LA RAZÓN que miembros del «looby» secesionista CATmón han mantenido varias conversaciones con funcionarios de la administración gibraltareña para «valorar y analizar el momento político e institucional» que atraviesa el Peñón y explicar, a su vez, el estado en el que se encuentran los esfuerzos en pro de la secesión de Cataluña del resto de España. Víctor Terradellas i Maré, presidente y fundador de la Fundación CATmón, y Marc Gafarot i Monjó, jefe de Relaciones Internacionales de la misma, tras mantener estas conversaciones, planean trasladarse en un futuro próximo a la colonia británica para mantener una «reunión discreta» con Fabian Picardo y varios miembros de su gobierno.

Los hilos que unen a la Fundación CATmón con el nacionalismo catalán y, concretamente, con Convergencia Democrática de Cataluña no son ningún secreto. La propia fundación reconoce en su página web que su fin principal, como institución privada, es proporcionar a Cataluña la proyección internacional que le falta al verse sus instituciones públicas limitadas en este campo debido a que los catalanes son, según declara este lobby de presión, una nación sin estado. Allí donde un contacto institucional podría conllevar molestias o levantar suspicacias para cargos electos de la administración catalana , este tipo de «lobbies» actuarían como mediadores o facilitadores aprovechando su inocuo estatus de fundación privada.

El fin principal de la Fundación CATmón es «el conocimiento y reconocimiento internacional de la nación catalana». Y puntualiza ofreciendo un contexto para sus contactos con Gibraltar: «Este objetivo se desarrolla con el trabajo continuado y regular para establecer contactos y crear misiones diversas en escenarios potencialmente útiles en el dibujo de un nuevo mapa geopolítico y estratégico para la Cataluña del siglo XXI».