CDC montó una «caja única» para mover a «capricho» las mordidas

La Guardia Civil destapa la trama para trasvasar el dinero de las fundaciones al partido.

El tesorero de Convergència Democrática de Cataluña (CDC) y de la Fundación CatDem fue detenido por la Guardia Civil, que siguió con él el protocolo habitual en estos casos, desde tomarle las huellas dactilares, como se recoge en la diligencia que se reproduce en esta página; llamada al familiar que él indicó para informarle de su situación; a su abogado, etcétera.
El tesorero de Convergència Democrática de Cataluña (CDC) y de la Fundación CatDem fue detenido por la Guardia Civil, que siguió con él el protocolo habitual en estos casos, desde tomarle las huellas dactilares, como se recoge en la diligencia que se reproduce en esta página; llamada al familiar que él indicó para informarle de su situación; a su abogado, etcétera.

La Guardia Civil destapa la trama para trasvasar el dinero de las fundaciones al partido.

Caja única para que Convergència Democrática de Cataluña (CDC) utilizara a su capricho el dinero de las donaciones que hacían empresarios a cambio de que se les adjudicaran obras licitadas por instituciones gobernadas por los nacionalistas catalanes.

Utilizaban diversas cuentas, para que el dinero «viajara» de ida y vuelta y sistemas para evitar ser detectados, pero lo cierto es que, en apariencia, actuaban con la seguridad y aparente impunidad del que piensa que nunca le van a pillar.

De hecho, los flujos económicos que existían entre CDC y sus fundaciones, CatDem y Forum, entre otras, no tenían una justificación aparente, según un informe de la Guardia Civil incluido en el sumario del 3 por 100, al que ha tenido acceso LA RAZÓN.

Por ello, los investigadores concluyen que «toda la estructura financiera de CDC constituye una sola caja común administrada a capricho, bajo el principio de unidad de caja o caja única para la administración de los recursos financieros contenidos en los movimientos de las cuentas estudiadas (de las fundaciones)».

Osacar-Viloca

El acceso a as cuentas bancarias de las fundaciones Nous Catalans, CatDem y Forum ha permitido detectar la participación en las principales operaciones económico-financieras de Daniel Osácar, primer tesorero, y Andreu Viloca (su sucesor y que también lo era de CDC). La entrada de Viloca en el órgano de gobierno de CatDem se formalizó tras el cese de Osácar, el 11 de marzo de 2011.

CDC aparece identificada como «concepto» de numerosas operaciones bancarias. A través del estudio de este concepto, se ha podido determinar que, por ejemplo, ingresa a CatDem más de 1,1 millones de euros, recibiendo a su vez de esta fundación fondos por un importe superior a 500.000, en lo que aparentan movimientos de ingeniería financiera. Tras recibir ese dinero, 400.000 son reingresados en CDC.

En relación a la fundación Nous Catalans, se ha podido conocer a través del estudio de estos conceptos, que CDC habría aportado una cantidad superior a los 230.000 euros.

En el informe de la Guardia Civil se señala que las donaciones de las empresas investigadas (los donantes) entraban en una cuenta de CatDem y eran posteriormente derivadas a la cuenta de la misma fundación pero del Banco Sabadell. Asímismo, también se ha detectado desvíos de fondos desde esa cuenta hacia otra abierta a nombre de CatDem en Caixabank.

En cuanto a la fundación Forum, cuando se cancela la cuenta con la que trabajaba, los fondos pasan a la otra cuenta de Forum abierta en Caixabank. Se han detectado desvíos de fondos desde esa cuenta a otra, también de Caixabank, que está nombre de CatDem para ,posteriormente, ser derivados a la abierta en el Sabadell. Los investigadores están convencidos que estas cuentas de CatDem son las utilizadas para el «tráfico de fondos con CDC».

La gestión de las cuentas de las fundaciones investigadas, recuerda el informe, se realiza con conocimiento de los responsables de las mismas: Daniel Osácar, Andreu Viloca y sus colaboradores inmediatos. Como conclusión provisional, «pendiente del avance de análisis, se asienta de manera contundente que Viloca, sin encontrar ninguna causa que lo motive dentro de sus atribuciones como administrador/tesorero de CDC, ha llevado a cabo un control exhaustivo de las licitaciones y adjudicaciones de la obra pública y servicios concursados por diferentes administraciones (todas bajo la esfera de poder de CDC), bien sea ayuntamientos, diputaciones, consells u organismos dependientes de la propia Generalitat».Y, en paralelo, «un control sistemático de los pagos encubiertos, constituyendo propiamente cohechos bajo la apariencia de donaciones, que estaba recibiendo el partido por las referidas adjudicaciones, a través de sus fundaciones vinculadas CatDem y Forum».

Además, se ha verificado la existencia de «múltiples mercantiles (empresas) que sistemáticamente van recibiendo adjudicaciones de las distintas administraciones públicas gobernadas por CDC, y en progresión paralela efectúan gran cantidad de donaciones». «Con la agravante de intentar la maniobra de difuminar dichas donaciones mediante dos “modus operandi”: por un lado, el ingreso de las mismas a través de las diferentes empresas pertenecientes al mismo holding; y por otro, efectuando los ingresos a través de las distintas fundaciones que tiene disponible CDC para obtener financiación».

Para corroborar el informe, se recuerda que los investigadores localizaron en los registros «documentos muy reveladores, como anuncios de licitaciones que posteriormente son adjudicadas a empresas que acto seguido evacuan la oportuna donación, y que además es sumamente aproximada al 3% de dicha adjudicación (...) Aparecen reuniones entre Viloca y empresarios a los que se les adjudica posteriormente la obra investigada, todo ello extraído de la agenda del correo electrónico del tesorero intervenido en su despacho de la sede de CDC».