«Detenciones televisadas» sin respetar el plazo legal

La Razón
La RazónLa Razón

¿Qué sostiene el Tribunal sobre los macroprocesos?

–Una de las críticas principales a este tipo de macroprocesos es que dificulta, «cuando no impide, la minuciosidad necesaria en los escritos de acusaciones (y de las defensas). De hecho, señala que los escritos de las acusaciones, tanto pública, la Fiscalía, como particulares, presentaban «una cierta ambigüedad y falta de precisión».

¿Las detenciones se practicaron de acuerdo a los procedimientos establecidos?

–No. De hecho, es una de las principales críticas que realizan los magistrados a los hechos juzgados. «Las detenciones de los procesados no se ajustaron a los patrones habituales propios de estos actos procesales, que conllevan tan graves perjuicios para la libertad individual de los ciudadanos».

¿Estaban justificados los autos donde se acordaban esos arrestos?

–Parece que ese requisito no se cumplió en, al menos, algunos de los casos, ya que eran «esterotipados, con escasa fundamentación, a veces por mera remisión a actuaciones policiales». Incluso acusados vinieron del extranjero expresamente al tener conocimiento por la prensa de que podían ser imputados, «y pese a esa comparecencia voluntaria, expresiva de no querer sustraerse a la acción de la Justicia, fueron detenidos».

Llamada de atención por las «detenciones televisadas»

–La Sala hace una llamada muy seria de los riesgos que entrañan las «detenciones televisadas», retransmitiéndose incluso algunas de ellas en directo, «en su propia domicilio, a presencia de los hijos, e incluso en algún caso anunciando el reportero al procesado "sabes que te van a detener esta mañana", sin que haya quedado debidamente aclarado a qué obedeció la presencia masiva de medios de comunicación en estos actos policiales-judiciales».

Fallecimiento por el impacto de la «espectacularidad» de la detención

–Otra de las críticas se centra en la «espectacularidad» innecesaria con que se practicaron algunas detenciones, sin que fuese preciso «tal despliegue de fuerzas de orden público ni la clamorosidad de esas detenciones». Una de esas actuaciones determinó incluso el fallecimiento de una mujer la misma tarde que detuvieron a su marido.

Violación del límite de detención judicial

–En diez casos, se soprepasó el límite de las 72 horas de prevé la ley que pueda estar un detenido en dependencias policiales antes de pasar a disposición judicial. Un caso especialmente llamativo fue el de un detenido, de casi 70 años que pasó seis días en los calabozos y al que quitaron las gafas, pese a tener una «miopía muy acusada». Esta «violación del derecho a la libertad, por la irregular forma y plazo de la detención» ha determinado la aplicación de una atenuante, con la rebaja de pena correspondiente, a los afectados por ella.