MENÚ
jueves 18 julio 2019
05:40
Actualizado

Dudas y certezas sobre el 1+1+1 al Senado y el bulo del PSOE

Es falso que la teoría de votar a un senador del PP, otro de Ciudadanos y a uno de Vox evite que el PSOE consiga una mayoría absoluta en la Cámara Alta.

  • Este domingo, el elector deberá marcar en la papeleta salmón hasta tres candidatos al Senado de cualquier partido
    Este domingo, el elector deberá marcar en la papeleta salmón hasta tres candidatos al Senado de cualquier partido

Tiempo de lectura 4 min.

27 de abril de 2019. 19:58h

Comentada
Javier Castro-Villacañas.  27/4/2019

Con toda seguridad, la elección al Senado es una de las cuestiones sobre la que más se está reflexionando en el día de hoy. No solamente en lo que respecta a la decisión personal de los candidatos que serán señalados con una cruz en la papeleta naranja, sino en lo relacionado con las dudas vinculadas al sistema electoral que regula esta elección.

El bulo con el que el PSOE pretende lograr mayoría absoluta en el Senado

Llama la atención que, después de más de 40 años de entrada en vigor de nuestra Constitución y la celebración de 12 elecciones al Senado desde entonces, sean todavía muchos los ciudadanos que desconozcan cómo se realiza esta votación. A esta confusión han contribuido en los últimos días diversos análisis que se han difundido en determinados medios y redes que han aumentado aún más los errores que albergan los ciudadanos sobre este sufragio, con la gravedad añadida de que nos encontramos a escasas horas de la apertura de los colegios electorales.

Como primera cuestión hay que señalar que la composición del Senado en nuestro país se realiza por un doble procedimiento: una elección ciudadana y una designación por parte de los parlamentos de las comunidades que se realizará después de este domingo. Su regulación está establecida en el artículo 61 de la Constitución y en los artículos 161 y 165, apartados 1º a 3º de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

Me voy a centrar en la explicación de la elección que tendrá lugar mañana al Senado mediante sufragio universal, libre, igual, directo y secreto por parte de los electores españoles mayores de 18 años que no estén impedidos para ello. La mayor parte de los senadores serán elegidos en circunscripciones provinciales. En cada provincia se eligen 4 senadores (no 3, como se ha venido insistiendo sorprendentemente en algún medio de comunicación) y cada elector puede señalar en la papeleta hasta 3 candidatos (pudiendo escoger únicamente a 1, a 2 ó a los 3 que, como máximo, permite la ley). También puede dejar la papeleta intacta, en este caso su votación deberá ser escrutada como tal: voto en blanco. Lo que no puede hacer en ningún caso es votar a más de 3 candidatos, realizar anotaciones, tachaduras o cualquier otra alteración de la papeleta que, de hacerlo, provocaría la anulación de su voto.

Lo anterior corresponde a todas las circunscripciones provinciales peninsulares. En las provincias insulares, cada isla o agrupación de ellas constituye una circunscripción a efectos de elección, correspondiendo elegir a tres senadores en cada una de las llamadas islas mayores: Gran Canaria, Mallorca y Tenerife (cada elector puede votar hasta 2 senadores en cada una de las islas). Respecto a las restantes islas: Ibiza-Formentera, Menorca, Fuerteventura, Gomera, Hierro, Lanzarote y La Palma, se elige un único senador en cada una de ellas y los electores solo pueden señalar como máximo a un único candidato. En Ceuta y Melilla se eligen dos senadores y los electores pueden señalar hasta dos senadores en cada una de estas circunscripciones.

Las listas son abiertas (individuales a efectos de votación y escrutinio) y el sistema electoral mayoritario (son elegidos los candidatos más votados en cada circunscripción), por lo que cada elector puede señalar libremente a aquellos candidatos que considere más oportuno (sin tener que reproducir íntegramente la lista presentada por un partido). El elector puede votar a candidatos de partidos políticos diferentes. Se trata por tanto de un método distinto del de las listas de partido, cerradas y bloqueadas del Congreso y del sistema d`hondt utilizado para su escrutinio.

La importancia política del Senado se ha visto ampliada durante la última legislatura: la aplicación del artículo 155 de la Constitución requiere de la mayoría absoluta de esta Cámara. La división de las fuerzas de la derecha hace que la mayoría de los pronósticos hayan señalado la posibilidad del triunfo del PSOE en las elecciones al Senado. Contra estos pronósticos han surgido todo tipo de teorías difundidas como pólvora en redes sociales y medios de comunicación que, de aplicarse, evitarían lo anterior. La más famosa de ellas es la conocida como «1+1+1+» (elegir a los números 1 de las candidaturas presentadas por PP, Cs y Vox en determinadas provincias). Pese a la buena voluntad de sus propagadores, la realidad es que la falta del anuncio y coordinación por parte de los partidos implicados hace que la virtualidad de su éxito sea bastante cuestionable. Lo importante es incidir en la característica esencial de la votación al Senado: cada elector tiene libertad para elegir y señalar en su papeleta a los candidatos que considere más idóneos. En eso consiste la libertad y el sistema abierto en la elección a la Cámara Alta de mañana.

Abogado y periodista

Últimas noticias