MENÚ
lunes 22 julio 2019
00:58
Actualizado

Otegi dice que Bildu no bloqueará a Sánchez

El presidente resucitó al líder abertzale como interlocutor válido de los socialistas en Vitoria y en Madrid.

  • Otegi dice que Bildu no bloqueará a Sánchez

Tiempo de lectura 8 min.

27 de junio de 2019. 03:33h

Comentada
Pablo GómezAndrés Bartolomé Madrid. 26/6/2019

«Un acontecimiento periodístico y democrático». Bildu celebró como una victoria la entrevista que Arnaldo Otegi concedió ayer en la televisión pública, en la que el líder abertzale eludió condenar la violencia de ETA. «Hemos hecho una cosa más importante que condenar la violencia armada, hemos contribuido a que desaparezca. Me parece más significativo. Aporta más a la convivencia que una palabra», enfatizó.

La rehabilitación que implica su vuelta a TVE, en el programa La Noche en 24 horas, se concretó tras varios meses en los que el líder abertzale ha logrado resituarse en el centro del tablero político, tanto en el ámbito autonómico vasco como en la arena estatal. El antiguo miembro de ETA, Herri Batasuna, Sortu, Batasuna, Euskal Herritarrok y actual dirigente de EH Bildu se autopostula ahora como un interlocutor necesario en la gobernabilidad de Vitoria y de Madrid a pesar de que, hasta 2021, seguirá formalmente inhabilitado para ejercer cargo público.

Anoche, Otegi no dijo tampoco de forma rotunda si estaría dispuesto a pedir perdón, y equiparó a «todas las víctimas». «No me he alegrado nunca por el sufrimiento de nadie», aseguró, e insistió en que ellos han contribuido al fin de la violencia de ETA y que es momento de «pasar página» y de no aferrarse al pasado.

«No quiero entrar en la polémica del reproche», repitió en varias ocasiones, e insistió en que no tendrían inconveniente en que se cree una comisión de la verdad en la que cada parte asuma su responsabilidad. «Se puede seguir insistiendo en hablar del pasado para bloquear el presente y el futuro», dijo. «Yo me atribuyo humildemente ser una persona que ha contribuido a la desaparición de la violencia».

En relación a la celebración, hoy, del día de homenaje a las víctimas del terrorismo en el Congreso, se le preguntó por la posibilidad de que sus cuatro diputados estuviesen allí. En este sentido, lamentó que el acto recuerde a «una parte» de las víctimas y no a todas. «No estaremos en el homenaje porque no contemplamos un evento que no nos integre. Pero, para demostrar nuestro respeto, estaremos en el minuto de silencio», dijo.

Interrogado sobre si ha mantenido contactos con el PSOE en las últimas semanas, Otegi quiso «desmentir» que algún dirigente socialista se haya puesto en contacto con su partido para tratar de obtener un «sí» en una eventual investidura de Pedro Sánchez.

En este sentido, el dirigente abertzale explicó que su formación mantiene reuniones «con cierta cadencia» con ERC para tener «una posición común». «Vamos a llegar a un acuerdo y a ser fieles a lo que dijimos en campaña: no vamos a permitir el acceso de la extrema derecha al gobierno», recordó.

La posición particular de EH Bildu, según detalló, es de «no bloqueo y no cheques en blanco» y todavía, apuntó, quedan «dos variables» por despejar. «Una es la posición de Podemos, y otra si Rivera aguantará la presión o no».

La vuelta del líder

La segunda vida política de Otegi arrancó el 1 de marzo de 2016 a las puertas de la prisión de Logroño. Finalizaron ese día los seis años y medio que había permanecido preso por su implicación en el «caso Bateragune», en el que fue condenado por el delito de pertenencia a banda armada al haberse demostrado su responsabilidad en el intento de reorganizar la cúpula de Batasuna siguiendo órdenes de ETA. Nada más salir de la cárcel con el puño en alto, lo primero que hizo fue abrazar a su hijo. Acto seguido, planteó ante los suyos la hoja de ruta que debería seguir Bildu en los próximos años: «Ahora nos toca sacar a los presos de la cárcel y la independencia». El líder había vuelto.

Desde entonces, las quinielas se han empeñado en situarle como futuro candidato de Bildu a lehendakari. De momento se trata de un objetivo imposible, ya que las elecciones al Parlamento vasco se celebrarán en 2020 y en ese momento Otegi seguirá inhabilitado. A partir de entonces, sin embargo, tendrá vía libre para liderar al mundo abertzale desde dentro de las instituciones. La inhabilitación no le ha impedido dirigir desde la sombra al partido. Bildu sorteó su acceso a cualquier cargo público con su nombramiento como asesor del grupo parlamentario en la Cámara autonómica. Sin escaño pero con mando en plaza. Desde esta posición, tal y como desveló LA RAZÓN en abril, mantuvo una intensa agenda de reuniones con las secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendia. Estas citas sirvieron para abordar cuestiones relacionadas con la actividad parlamentaria vasca pero también con la posición de los dos diputados de EH Bildu en los últimos doce meses de la pasada legislatura. En este contexto cabe encuadrar, por ejemplo, el voto a favor de estos dos diputados a la moción de censura que dio acceso a Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno en sustitución de Mariano Rajoy. También el alto grado de consenso entre socialistas y abertzales en los debates y votaciones en la Cámara Baja –ambos grupos compartieron posición en el 61% de las iniciativas legislativas en los diez meses del mandato de Sánchez– así como el voto necesario de la única diputada de Bildu en la Comisión Permanente para sacar adelante los decretos sociales del Ejecutivo del PSOE.

La debilidad parlamentaria con la que Sánchez llegó a La Moncloa en 2018 –con 84 escaños– permitió a Otegi sacar pecho. Aseguró haber recibido «un sinfín de llamadas» de dirigentes socialistas para negociar el apoyo de Bildu a determinadas reformas del Gobierno. El 28-A amplió la bancada del PSOE en el Congreso hasta los 123 diputados pero la investidura de Sánchez sigue dependiendo de los mismos partidos que propiciaron su victoria en la moción de censura: Podemos, ERC y Bildu. Una abstención del partido abertzale acercaría a Sánchez su reelección. Un escenario ideal para Otegi: Bildu puso hace unos días precio a su abstención en la investidura de Sánchez, con más competencias para el País Vasco y Navarra y un marco de relaciones «de igual a igual» entre Euskadi y España, que es precisamente lo que el propio Otegi reiteró anoche desde la televisión pública.

La asociación considera que Bildu no puede ser tratada como una formación política más, pues "es sin duda heredera del brazo institucional de ETA" y añade que sus máximos dirigentes actuales tienen un pasado ligado a partidos ilegalizados "por sus nexos con la banda terrorista", informa Efe.

No obstante, espera que la entrevista no sea "una burda operación de lavado de imagen con la que se intente transformar a un terrorista condenado" y que sirva para "deslegitimar de una vez por todas la violencia de ETA".

"Esperamos que RTVE no le pregunte a Otegi por su futuro, si no por ese pasado de violencia que nunca ha condenado", ha añadido la AVT.

María del Mar, diputado del PP y hermana de Miguel Ángel Blanco ejecutado por la banda terrorista ETA, ha lamentado en Twitter que el ente público se preste a "blanquear a un terrorista como Otegi es una auténtica vergüenza y una clara humillación a las Víctimas del terrorismo"

Últimas noticias