«El Bigotes»: «Los empresarios pagaban con alegría y felicidad»

Comparece ante la comisión de investigación del Congreso y se queja de los jóvenes cargos del PP que le critican.

Álvaro Pérez, conocido como «El Bigotes», ayer en la comisión del Congreso

Comparece ante la comisión de investigación del Congreso y se queja de los jóvenes cargos del PP que le critican.

«Mi trabajo lo hice bien, yo no he corrompido a nadie, en todo caso ya eran corruptos». Álvaro Pérez, «El Bigotes», responsable de la empresa «Orange Market» de la red Gürtel, salió ayer, por unas horas, de la prisión de Valdemoro para comparecer en la comisión de investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP.

Su tono durante su comparecencia fue más propio de un «show» en el que pidió un receso por su «incontinencia» y denunció las condiciones de los traslados de los presos «como cerdos al matadero... hay situaciones que ni la selva».

Interpelado por los grupos parlamentarios, destacó que, viendo el actual de los populares en el Congreso, «siguen los mismos» que había antes de estallar el «caso Gürtel», con algunas incorporaciones de dirigentes jóvenes a los que reprochó que «insulten» a los acusados sin tener «ni la más remota idea» de lo que pasaba entonces.

«El Bigotes» cumple condena en Madrid por los contratos de «Gürtel» para los espacios de la Generalitat Valenciana en Fitur y también está acusado por la supuesta financiación ilegal del PP valenciano, juicio que sigue en curso en la Audiencia Nacional. Álvaro Pérez se quejó de que hay miembros del PP que han estado «caminando en el fuego cruzado» y que han sobrevivido a todas las investigaciones judiciales: «No les pasa nada de nada y siguen ahí». Dijo que él no aparece en los papeles de Bárcenas y sin embargo estaba compareciendo mientras que hay nombres de esa supuesta contabilidad paralela del PP que ni se les ha llamado a declarar ante ninguna instancia, y citó en concreto dos nombres: Ángel Pîñeiro y Ignacio López del Hierro y Castillo, marido de Cospedal –quien anunció que se querellará por difamación–.

Como hizo ante quien juzga la Gürtel valenciana confirmó que en la Comunidad de Valencia fue Ricardo Costa, con quien tenía hilo directo, quien les dijo que «la única manera de cobrar» era facturar a las empresas, pese a que le advirtieron de que «era un despropósito». Y subrayó que esos empresarios pagaban «con alegría y felicidad». «No he visto a ninguno llorar», sino que llegaron al tribunal, hablaron y se fueron. A lo mejor es que tienen algún privilegio. Me gustaría que vinieran mañana aquí como yo», aseguró. «¿Dónde están esos señores, en qué banquillo están?», se preguntó.