MENÚ
martes 20 agosto 2019
09:31
Actualizado

«El Capi» que preparó a los actuales dirigentes del PNV

Bilbao.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de agosto de 2013. 13:38h

Comentada
Bilbao. 7/8/2013

Javier Atutxa era conocido como "El Capi" por su condición de capitán de la marina mercante, pero también por su carácter recto y estricto que forjó a la nueva generación de dirigentes del PNV que hoy copan la máxima representación, como Iñigo Urkullu y Andoni Ortuzar.

Atutxa nació en el municipio vizcaíno de Areatza en 1937, en el seno de una familia nacionalista, en plena guerra civil, una contienda en la que murió como 'gudari' uno de sus hermanos mayores.

Estudió y se hizo capitán de la marina mercante, una profesión con la que conoció multitud de países en una época en la que se viajaba poco.

"Siempre nos contaba la impresión que le dio meter el barco por los grandes lagos hasta el puerto de Chicago", recordaba hoy Iñaki Anasagasti.

Después dejó la navegación para asentarse en tierra, donde trabajó muchos años para una consignataria de buques, Marítima Candina, en Bilbao.

Así pudo dedicarse a la familia, compuesta por su mujer, Lourdes, y sus tres hijas, Itxaso, Amaia y Leire, y a su 'otra' familia, el PNV.

Trabajó hasta jubilarse porque, como hombre de la vieja escuela, nunca cobró un duro del partido, siempre vivió de su sueldo.

Pronto fue nombrado presidente de la agrupación de Deusto, donde vivía.

En 1996, fue elegido presidente del PNV de Bizkaia, cargo que ocupó hasta el 2000.

Tenía la confianza del todopoderoso Xabier Arzalluz, y fue el encargado de hacer la transición entre los veteranos dirigentes que venían de la clandestinidad y la generación de Iñigo Urkullu, su número dos entonces y sucesor en 2000 al frente del partido en Bizkaia.

Pero no fue un dirigente cualquiera: su carácter marcó a los entonces jóvenes Urkullu, Ortuzar o Bilbao.

Sus correligionarios le definen como un hombre "muy recto, de una pieza, de palabra" o "íntegro, recto, metódico, valiente".

Fue un presidente del Bizkai Buru Batzar "rígido, estricto, como lo necesitaban los tiempos", ha recordado hoy Koldo Mediavilla.

Unos tiempos en los que se rompió el pacto entre el PNV y el PSE que gobernó Euskadi durante buena parte de los 80 y 90 -una ruptura de la que Atutxa fue partidario-, se marchó José Antonio Ardanza y llegó Juan José Ibarretxe como lehendakari, y en los que hubo un atisbo de esperanza con la tregua de ETA con el pacto de Estella-Lizarra, luego rota.

Mediavilla ha recordado que Atutxa "no temía enfrentarse, de cara, con las ideas que no compartía". Eso le trajo la incomprensión de algunos y hasta las maledicencias de otros", apostilla.

"Emanaba autoridad y predicaba con el ejemplo", ha rememorado Iñaki Anasagasti.

En su línea poco diplomática, de los socialistas dijo que estaba "harto de mantener coaliciones con socios tan desleales y tan contaminados en todo tipo de procesos judiciales".

A los etarras, por su parte, les llamaba "asesinos ciegos y sordos".

Se ha marchado en su línea: sin dar que hablar. Pocos sabían que llevaba meses hospitalizado.

Retirado desde hacía tiempo, este año su nombre había vuelto aparecer en los medios, indirectamente, cuando su hija Itxaso fue elegida por sorpresa presidenta del PNV de Bizkaia, el mismo cargo que dejó Javier hace trece años.

Últimas noticias