MENÚ
martes 20 noviembre 2018
17:13
Actualizado
  • 1

El cara a cara perjudica a quien va por delante

  • El cara a cara perjudica a quien va por delante

Tiempo de lectura 4 min.

09 de julio de 2018. 02:04h

Comentada
C.S. Macías 9/7/2018

El cara a cara entre los dos candidatos del PP que se disputan el liderazgo del partido en la segunda vuelta según los politólogos consultados por LA RAZÓN tendría un claro beneficiario: Pablo Casado. Verónica Fumanal recuerda que las reglas de comportamiento electoral dice que «los candidatos que van por debajo en las encuestas son los que más tienen que ganar y quien va por encima es quien más tiene que perder». «En este caso sería Sáenz de Santamaría la que más tiene que perder», asegura. Ella va por encima, ha ganado la primera vuelta de las primarias y «no puede en ningún caso» perder ese debate porque «sería un elemento de legitimación de la segunda vuelta y esa alianza “anti Soraya” que parece que Pablo Casado está generando». Por tanto subraya que a quien más le interesa la celebración de ese debate es a Pablo Casado que es además quien lo ha pedido.

En cuanto a la comunicación en los debates, la politóloga destaca que «el fondo –lo que se dice– sólo es un 7 por ciento todo lo demás; el 93 por ciento restante corresponde a la comunicación no verbal y la para verbal». Es decir; si el candidato es contundente, si va rápido, si está seguro... A modo de ejemplo recuerda cómo en uno de los primeros debates que se celebraron con el resto de candidatos, en el que participó el líder de Ciudadanos, Albert Rivera «todo el mundo se fijó en el tic que tenía en un pie y aquello fue un gran “qué”, mucho más que las meteduras de pata de Pablo Iglesias con la autodeterminación de Andalucía o el «House water watch cooper». «Tener una posición cómoda, saber contestar, no entrar en los ataques, saber cuáles son los puntos débiles del adversario y remarcarlos», son claves en los debates. Aunque, considera que «siempre que hay contienda electoral el debate es algo principal», asegura que en unas primarias, donde votan los compromisarios «hay otras lógicas de voto más poderosas que la de un simple debate».

El politólogo Jorge Vilches subraya que el cara a cara a quien más beneficia es a Pablo Casado porque tiene «más debate e ideología». Con una distancia de 1.546 votos menos frente a Sáenz de Santamaría, Vilches indica que Casado puede tenerlo «más fácil» contra Santamaría «primero porque no ha tenido responsabilidades en el Gobierno» lo que le permitiría atacar en dos flancos: «Por la fallida “operación diálogo” que fue un desastre», y también, como ya dijo el ex vicesecretario de comunicación «por el 155 que consideró que estuvo mal planteado a todas luces; además de hablar de la lucha del patriotismos de balcón que reclamó entonces».

Por otro lado, Vilches afirma que Casado también podría sacar ventaja en el tema económico. «Salió ya en la campaña diciendo que apuesta por un programa liberal y designó al economista Daniel Lacalle como su gurú» frente a una Saénz de Santamaría que ha estado en un Ejecutivo donde la política económica fue social demócrata, que además respaldó Cristóbal Montoro, que apoya la candidatura de la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sánez de Santamaría. «Con lo cual, sus políticas siguen siendo la misma apuesta».

«Casado sería un claro vencedor por su programa ideológico y económico», resume Vilches. El politólogo considera que «por ello Sáenz de Santamaría reclama la unidad. Es como pedir tiempo muerto en un partido que estás perdiendo». Ve que Casado quiere «demostrar que sí que hay renovació, que tiene programa y que quiere un partido más abierto».

Asimismo, entre los puntos fuertes de la ex vicepresidenta estaría el de «echar mano de la experiencia diciendo que sabe cómo funciona la administración y tiene también experiencia de Gobierno», esa, cree que podría ser su principal baza ya que Pablo Casado tiene el freno ahí, para no criticar a Mariano Rajoy.

Últimas noticias