El entorno etarra impone a los entregados por México un abogado

Al llegar a España habían solicitado ser asistidos por uno que fuera de oficio

Itziar Alberdi Uranga y Juan Jesús Narváez Goñi a su llegada a España
Itziar Alberdi Uranga y Juan Jesús Narváez Goñi a su llegada a España

MADRID- El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ratificó el viernes la prisión provisional de los miembros de ETA Juan Jesús Narváez Goñi e Itziar Alberdi Uranga ETA que llegaron a España el pasado 19 de febrero tras se entregado por las autoridades mexicanas. El magistrado adoptó esa decisión en relación con la presunta participación de ambos en el envío de un paquete-bomba, el 12 de junio de 1991, desde Toledo a Madrid, y que provocó la muerte de dos policías al tratar de desactivarlo, mientras que otras diez personas resultaron heridas de diversa consideración. En el auto de procesamiento, que se les notificó en ese acto, se les imputa dos delito de asesinato consumado, otros diez de asesinato frustrado, asesinato cualificado por el uso de explosivos y otro delito de estragos.

En su comparecencia judicial del viernes, Narváez y Alberdi se negaron a declarar ante el juez en relación con esos hechos imputados, quien acordó la prisión de ambos al entender la existencia clara de riesgo de fuga: «Es evidente, pues durante más de 20 años han dispuesto de identidad supuesta, alojándose en país extranjero, México, con lo que ha sido necesario acudir a la cooperación policial y administrativa internacional para que los procesados fueran expulsados de su territorio y facilitar su puesta a disposición judicial», destaca en su resolución.

Por otro lado, según señalaron a LA RAZÓN fuentes de la propia Audiencia Nacional, los dos procesados solicitaron a su llegada a España ser asistido por un abogado de oficio, ya que se encontraban totalmente desvinculado desde hace años de la banda terrorista ETA. Sin embargo, familiares de uno de ellos les «convencieron» de que lo mejor era contar con la defensa de un abogado que defendiese habitualmente a presos etarras. Y así ha sido, ya que el pasado viernes estuvo asistido por la letrada Ainhoa Baglietto, quien forma parte de los abogados que asisten a ese tipo de presos.

Senador de Bildu

Por su parte, el magistrado Javier Gómez Bermúdez ha reiterado al Ministerio de la Presidencia la petición de que le envíe unos documentos relacionados con escuchas telefónicas que supuestamente implican al senador de Bildu, el también abogado Iñaki Goyoaga, a quien se le investiga por su presunta participación en la captación de etarras. Esos documentos están clasificados como secretos, y el juez no piensa adoptar una decisión sobre la petición de la Fiscalía de remitir la causa al Tribunal Supremo hasta que se le envíen esos documentos.

Su estancia en el paraíso

La guarida de los etarras

Llevaban al menos seis años residiendo en el barrio donde fueron detenidos. Vivían en Puerto Vallarta, junto con sus dos hijos, según indicaron vecinos del lugar. Algunos pensaban que Itziar Albertdi era maestra de yoga y aseguran que eran personas «educadas». No pertenecían al colectivo abierto de refugiados de de ETA, y no se relacionaban con otros miembros de la banda.