El ex gerente admite dos pagos de 6.000 euros

Cristóbal Páez, sustituto de Luis Bárcenas en la gerencia del PP entre 2009 y 2010, tras declarar como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz
Cristóbal Páez, sustituto de Luis Bárcenas en la gerencia del PP entre 2009 y 2010, tras declarar como testigo ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz

El ex gerente del PP Cristóbal Páez, quien relevó a Bárcenas en el cargo cuando éste fue ascendido a tesorero, admitió ayer en su declaración que percibió dos pagos de 6.000 euros que están reseñados en la presunta contabilidad en negro de la formación. Según esas anotaciones que Bárcenas reconoció como propias, Páez figuraría como receptor de esas entregas en abril de 2007 y junio de 2008, unas cantidades a las que el propio ex tesorero se refirió como «gratificaciones» por su trabajo. En su comparecencia (de casi dos horas), el antiguo gerente explicó que percibió esas cantidades en billetes de 500 euros y en sobres, un montante que no habría declarado a Hacienda según algunas fuentes consultadas.

No obstante, Páez dijo al juez que desconocía la existencia de los papeles de Bárcenas, aunque admitió que –tal y como aseguró el ex tesorero– tuvo en sus manos esas anotaciones «durante unas semanas». Bárcenas le entregó esa carpeta, añadió, porque «tenía miedo que se produjera un registro en la sede del PP». Él insiste en que no miró su contenido, por lo que no puede confirmar si se trata de los mismos documentos.

También contó que cobró en negro

la labor como asesor en temas laborales que desarrolló para el PP entre 1986 y 1989, pues Bárcenas «siempre le pagaba sin factura». Eso sí, negó que las obras de reforma de la sede del PP se pagaran en «B».

Antes que Páez, declaró como testigo el empleado de caja del PP Antonio Ortiz, quien dijo que cuando se recibía una donación anónima no se registraba el DNI del donante (pese a que según las acusaciones debería consignarse para vigilar que no se superan los límites legales). Se limitó a confirmar la versión de su compañero Luis Molero, quien recibía de Bárcenas los sobres (nunca con más de 60.000 euros) y se los entregaba a Ortiz, que los ingresaba en el banco.