El Gobierno quita relevancia a las acusaciones de Bárcenas

Santamaría: "No son nuevas y Rajoy ya ha fijado posición ante ellas"

La Razón
La RazónLa Razón

El Gobierno restó ayer relevancia a las declaraciones del ex tesorero del PP Luis Bárcenas durante la vista del juicio tras la demanda civil interpuesta por la secretaria general, María Dolores de Cospedal. En estas declaraciones Bárcenas se ha ratificado en sus acusaciones de pago de supuestos sobresueldos en B a altos cargos del partido. Y, en concreto, dijo que fue su mano la que hizo las anotaciones de sus "papeles"con la supuesta contabilidad en B y la que entregó el sobre con pagos de 7.500 euros a Cospedal.

En una primera pregunta sobre las acusaciones de Bárcenas, entre otros contra la secretaria general, la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se remitió al órgano jurisdiccional correspondiente, como ya es habitual cuando se le pregunta por un procedimiento en curso. Ante la insistencia, en concreto sobre si negaba los cobros por parte de Rajoy, y defendía su honorabilidad, Sáenz de Santamaría destacó que las acusaciones de Bárcenas no son nuevas, y que tanto Rajoy como todos los demás ministros ya se han posicionado ante ellas,

"Las declaraciones del extesorero no son nuevas. Desde que las hizo tanto el Gobierno como el presidente del Gobierno han manifestado claramente en sede parlamentaria su posición al respecto. Lo hemos hecho todos los ministros y lo hizo el propio presidente", explicó.

Por último, recordó que el deber del Gobierno es respetar los procedimientos judiciales y las decisiones que tomen los tribunales.

"Las valoraciones y testimonios de unos y de otros las hará el correspondiente órgano jurisdiccional", concluyó.

El PP fue más lejos. Su portavoz económico en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, calificó de "calumnias"las declaraciones de Bárcenas, que atribuyó al "odio"que éste siente hacia el partido y hacia su "número dos". La respuesta popular es que es Bárcenas quien tiene que explicar de dónde ha sacado la fortuna que se le ha encontrado en el extranjero. "Esto es lo básico, y todo lo demás no tiene valor", sentenció Martínez Pujalte. Genova mantenía ayer que están "absolutamente tranquilos"sobre las consecuencias del procedimiento judicial abierto. "Bárcenas no puede demostrar ninguna de sus acusaciones. Debe estar muy nervioso porque ve cómo acumula días en prisión sin que pueda probar nada de lo que dice", sostienen.