El juez imputa al secretario de las Infantas y sopesa si cita al conde de Fontao

Llama a declarar a García Revenga para saber qué funciones cumplía en Nóos y si asesoró a Urdangarín. Castro le interrogará el 23-F después de la comparecencia del duque de Palma

Gtres
Gtres

El juez José Castro ha citado a declarar como imputado al secretario de las infantas, Carlos García Revenga, el 23 de febrero, el mismo día que está citado Iñaki Urdangarín

El secretario personal de las Infantas tendrá que declarar como imputado por el «caso Nóos». Apenas una semana después de que Diego Torres, ex socio de Iñaki Urdangarín, aireara una nueva tanda de correos electrónicos para intentar demostrar la «directa y determinante intervención» de Carlos García Revenga en la gestión del Instituto Nóos, el juez José Castro le ha citado, como al duque de Palma, el próximo 23 de febrero, y sopesa ahora, según las fuentes consultadas, si llamar también a testificar a José Manuel Romero, asesor jurídico de la Casa del Rey, para tratar de esclarecer si prestó o no asesoramiento al esposo de Doña Cristina en sus nuevas andaduras empresariales tras dejar en marzo de 2006 el Instituto Nóos, precisamente conminado por el conde de Fontao. Después de que su nombre saliera a la palestra por algunos de los correos aportados por Torres, el letrado afirmó el pasado lunes que se limitó a aconsejar al duque de Palma sobre la forma correcta de orientar su actividad empresarial.

En el caso de García Revenga, el magistrado quiere interrogar al secretario de las Infantas, según hace constar en la citación judicial notificada ayer, sobre el «cargo y las funciones que desempeñaba» en la asociación que está en el epicentro de la supuesta trama que, según la Fiscalía Anticorrupción, desvió 5,8 millones de dinero público proveniente de los Gobiernos valenciano y balear entre 2004 y 2007.

García Revenga defendió su inocencia el pasado jueves a través de un comunicado en el que anunciaba su intención de solicitar al juez «que me llame a declarar» con el objetivo de demostrar que «nunca» tuvo «poder de decisión en la gestión» de Nóos pese a su condición de tesorero. Pero al secretario personal de las Infantas no le ha dado tiempo a formalizar por escrito esa petición. Castro se le ha adelantado y ayer mismo firmaba de oficio la providencia que llevará a García Revenga ante el juez (una petición que ya había realizado sin éxito en marzo del pasado año la acusación popular que ejerce Manos Limpias, reiterada hace sólo unos días).

«Una persona de confianza»

En la resolución, el instructor asegura que con este paso pretende esclarecer también qué funciones desarrollaba el secretario de las Infantas en las empresas del entorno de Nóos, así como «el conocimiento que pudiera tener sobre las actividades que desplegaban» y por qué cauces lo obtuvo. Por último, avanza que quiere arrojar luz en relación a las «labores de asesoramiento o consulta» que pudiera haber prestado al duque de Palma y a «su entorno societario y personal».

En su comunicado, García Revenga insistía en que, pese a su condición de tesorero de Nóos (cargo que desempeñó entre septiembre de 2003 y marzo de 2006, mientras Urdangarín presidía la asociación sin ánimo de lucro), nunca tuvo firma autorizada en las cuentas ni recibió «ningún tipo de remuneración ni de beneficio». El propio Urdangarín, en su declaración ante el juez de febrero del pasado año, afirmó que la designación del secretario de las Infantas como tesorero de Nóos respondió a la necesidad de «aportar una persona de su confianza» a la asociación, aunque recalcó que carecía de «poder dispositivo alguno» dado que su cargo era meramente «simbólico».

En los correos remitidos por Diego Torres al juez Castro, Urdangarín pone al corriente a García Revenga de diversas cuestiones relacionadas con el día a día del Instituto Nóos. El secretario de las Infantas reconoció en su comunicado que, debido a la relación «más estrecha que la profesional» que mantiene desde hace veinte años con la Infanta Cristina, en ocasiones pudo «mezclar» las gestiones propias de su cargo «con otras relacionadas con actividades privadas de los duques de Palma», «no pudiéndome negar –añadía–, en razón de esta circunstancia, a prestar las ayudas que me solicitaban». Ahora tendrá la oportunidad de precisar todas estas cuestiones ante el magistrado instructor.

La Casa Real no se posiciona por el momento

Zarzuela optó ayer por no hacer ninguna declaración respecto a la imputación del secretario de las Infantas en el «caso Nóos». Según informan fuentes consultadas, no existe una acusación por parte de la Fiscalía, sino que ha sido una decisión tomada por el juez, y Revenga declarará el día 23 de febrero –después de que lo haga el duque de Palma–, algo que ya pidió el asesor de las Infantas mediante un comunicado la semana pasada. Así, desde Zarzuela aseguran que reaccionarán cuando lo crean conveniente, ya que en este momento no hay ninguna resolución judicial, informa A. G. Mateache.