Política

El líder de ERC, el más valorado

El presidente catalán, Artur Mas, fue el ganador del debate de política general, según la encuesta del Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat, que señala, no obstante, que el líder de ERC, Oriol Junqueras, le superó como político mejor valorado por sus intervenciones.

Según el sondeo, presentado hoy en Barcelona y que fue realizado tras el debate de política general en Cataluña celebrado los días 15, 16, y 17 de septiembre en el Parlament, Mas fue el claro vencedor de ese debate (31,3 %).

Un 23,2 % cree que no hubo ganador y un 21,8 % no lo sabe, mientras que un 15,8 % opina que se impuso Junqueras; un 2,3 %, Albert Rivera (Ciutadans); un 1,6 %, David Fernández (CUP); un 1 %, Joan Herrera (ICV-EUiA); y un 0,6 % Miquel Iceta (PSC) o Alicia Sánchez-Camacho (PPC).

No obstante, Junqueras supera a Mas en la valoración tras sus intervenciones en el debate, en las que el presidente de ERC es puntuado con un 5,75 sobre 10, por delante de Mas (5,54), David Fernández (5,31) y Herrera (5,16), mientras que suspenden Iceta (4,33), Rivera (3,34) y Sánchez-Camacho (2,04).

Alrededor de un 70 % de encuestados considera que las intervenciones de Artur Mas y del jefe de la oposición, Oriol Junqueras, fueron “serias”, “responsables” y “claras y comprensibles”, mientras que cerca de un 50 % las calificaron de “realistas” o bien de “demagógicas”, y poco más de un 30 % como “autocríticas” y “superficiales”.

Tras el debate, un 43,6 % cree que la situación política seguirá igual, por un 27,8 % que teme que empeorará y un 24,9 % que considera que mejorará; en cambio, un 70 % cree que en las intervenciones predominaron las críticas, los reproches y las acusaciones mutuas, por solo una cuarta parte que vio propuestas para solucionar los problemas de Cataluña.

Los resultados muestran que la imagen de Mas y Junqueras ha mejorado o se ha mantenido igual tras el debate, mientras que para un 40,1 % o un 58,4 % ha empeorado la de Rivera o Sánchez-Camacho, respectivamente.

Respecto al seguimiento del debate, un 77,5 % lo conocía, pero solo un 7,7 % lo ha seguido mucho y un 35,2 % bastante, en tanto que un 36,6 % lo ha seguido poco y un 20,5 % no lo ha seguido; de estos últimos, más de la mitad no lo siguió porque no le interesaba, mientras que a una cuarta parte le interesaba, pero no pudo seguirlo.