MENÚ
miércoles 18 septiembre 2019
22:28
Actualizado

El moderno y deseado caza F-35 ya está en Albacete

Hasta el día 14 participa por primera vez en el curso de vuelo del Programa de Liderazgo Táctico en la base de "Los Llanos"

  • El F-35 estuvo en Morón en mayo
    El F-35 estuvo en Morón en mayo /

    EA

Tiempo de lectura 4 min.

07 de junio de 2019. 18:21h

Comentada
Fernando Cancio Madrid. 7/6/2019

El Programa de Liderazgo Táctico (TLP, por sus siglas en inglés) es un curso cuyo objetivo principal es proporcionar a los pilotos de combate entrenamiento en el planeamiento de misiones en un ambiente multinacional y desarrollar en los jefes de misión las capacidades de liderazgo que se requieren para llevar a buen término este tipo de misiones. Desde 2009 tiene su sede en la Base Aérea de "Los Llanos" (Albacete), por donde han pasado cazas de una decena de países. Y este año cuenta con un aliciente especial: será la primera vez que participen aviones de combate de quinta generación, concretamente el F-35 de la Fuerza Aérea estadounidense, considerado el más moderno del mundo y al que miran tanto el Ejército del Aire como la Armada para sustituir a los F-18 y a los Harrier.

Desde el pasado lunes se encuentran en el aeródromo manchego, en la que es su segunda visita a nuestro país en apenas un mes, pues ya estuvieron en Morón (Sevilla) a principios de mayo, cuando hicieron una escala técnica. Y llegó también rodeado de cierta controversia, pues desde hace tiempo Italia ha intentado convertirse en la sede del TLP (en la base de Amendola) alegando que Albacete no podía albergar cazabombarderos de última generación, algo que la propia Fuerza Aérea estadounidense se encargó de desmentir el verano pasado, cuando llevó hasta "Los Llanos" varios F-22, demostrando así que el aeródromo español podía hacer frente a la presencia y a las exigencias de estas modernas aeronaves. Ahí se acabó la discusión y se decidió que el F-35 se estrenaría en este prestigioso curso.

F-35 en Morón
- Los modernos F-22 se adiestraron en Los Llanos en 2018

En concreto, los F-35 se adiestrarán hasta el próximo viernes 14 junto a cazas de otras fuerzas aéreas de países aliados: F-16 de Grecia y Polonia, y F-18, Eurofighter, C-101, Falcon 20 y F-5, de España. Además, participa un avión de alerta temprana y control "AWACS" de la OTAN, que será el encargado de controlar el espacio aéreo necesario para el desarrollo de las complejas misiones que se llevan a cabo en el curso.

F-35 en Morón
- Avión AWACS de la OTAN

El fin de este curso es desafiar y llevar prácticamente al límite a los participantes mientras desarrollan las habilidades de liderazgo táctico necesarias para planificar, dirigir y volar en formaciones multinacionales totalmente integradas. Cada día, un equipo diferente guía a los demás en distintas misiones, que van creciendo en complejidad. Y van desde meras tareas de vigilancia a búsqueda de objetivos, pasando por el ataque y la coordinación de las diferentes capacidades de cada aparato. Todo, con especial atención a la toma de decisiones en momentos de especial tensión.

Y el F-35 será el principal aliciente de este curso. Se trata de un avión cuya principal característica es el sigilo y la discreción. Fabricado por la empresa Lockheed Martin, reúne numerosas capacidades entre las que se encuentra su velocidad supersónica, su gran agilidad y una tecnología de fusión de sensores de vanguardia, consiguiendo que sea difícil de detectar para los radares enemigos. Pero uno de sus mayores inconvenientes es su elevado precio, pues cada unidad costaría entre 90 y 130 millones de euros.

Pese a ello, la Armada considera que es prácticamente la única opción viable para sustituir a los "Harrier" de despegue vertical que operan a bordo del buque "Juan Carlos I". En este caso sería en su versión "B". Mientras, el Ejército del Aire lo mira con buenos ojos para relevar a los F-18.

Pero además de ser un curso de prestigio en el que quieren participar todos los pilotos de alto nivel, el TLP -y la base de "Los Llanos"- también han vivido momentos trágicos, como el accidente de enero de 2015 en el que 11 militares de Grecia, Francia e Italia fallecieron tras estrellarse un F-16 de la Fuerza Aérea de Grecia. La investigación apuntó a que un objeto sin anclar en la cabina pudo ser la causa del siniestro. Poco más de un año después, otro F-16 griego protagonizó un nuevo incidente por un problema de motor, aunque finalmente pudo aterrizar tras vaciar los depósitos de combustible. Pero también en la base de Albacete falleció en octubre de 2017 el capitán Borja Aybar cuando intentaba tomar tierra con su Eurofighter tras participar en Madrid en el Día de la Hispanidad.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs