MENÚ
sábado 24 agosto 2019
04:21
Actualizado

El PP anuncia ahora una iniciativa en el Parlament por el castellano

  • El Gobierno quiere asegurar la libertad y el derecho de los padres a elegir el castellano como lengua vehicular de sus hijos en los centros educativos de Cataluña
    El Gobierno quiere asegurar la libertad y el derecho de los padres a elegir el castellano como lengua vehicular de sus hijos en los centros educativos de Cataluña

Tiempo de lectura 4 min.

20 de febrero de 2018. 02:25h

Comentada
20/2/2018

El Gobierno tira el balón hacia adelante en el debate sobre las lenguas e insiste, sin aclarar todavía cómo, que cumplirá su compromiso de que el castellano también sea lengua vehicular en Cataluña, y no sólo el catalán.

Ahora bien, la dirección popular advierte de antemano de las «dificultades» de esta iniciativa, que lo que implica es hacer que se cumplan las sentencias judiciales y la ley, porque no depende sólo de ellos.

Para hacer que el foco se mueva el PP anunció ayer que pondrá en marcha una iniciativa en el Parlament catalán para garantizar que los padres puedan elegir la educación de sus hijos en castellano. La Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce) estableció un porcentaje mínimo del 25 por ciento de las asignaturas en castellano en todo el territorio nacional, y el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo también se han pronunciado a favor de que se respete el derecho de los padres a que puedan elegir el castellano, y no sólo el catalán, como lengua vehicular.

La iniciativa parlamentaria del PP es un movimiento político, casi testimonial, dado que no tienen ni siquiera grupo propio en el Parlamento catalán, salvo que se sumaran Ciudadanos (Cs) y el PSC. Además, no podrá debatirse hasta que no se constituya un nuevo Gobierno de la Generalitat y dé comienzo la actividad parlamentaria ordinaria.

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, aclaró ayer que Mariano Rajoy había ratificado en la reunión del Comité de Dirección del partido su voluntad de garantizar que los padres puedan elegir la educación en castellano en Cataluña. De la acción del Gobierno para conseguirlo no dio más detalles, pero sí detalló que en este debate el partido impulsará la citada iniciativa en el Parlamento catalán, a la que espera de que se sumen otros partidos. Ahí entra en juego el pulso político que el PP mantiene con la formación de Albert Rivera, y que se ha agudizado después de las elecciones autonómicas catalanas.

El PP también denunció ayer que la oposición mantenga bloqueada la ley educativa que aprobó el Gobierno de Rajoy en su etapa de mayoría absoluta, «ya que garantiza estudiar al menos una parte en castellano en todas las comunidades autónomas, incluida la catalana».

El portavoz del PP instó al PSOE y a Cs a que expliquen por qué prefieren tener «paralizada» la aplicación de una parte de la Lomce si esta ley tiene instrumentos que pueden ser útiles en esta cuestión. «En un país normal lo normal es que en una comunidad se pueda enseñar un 25 por ciento de las troncales en el idioma común de todo los españoles. Produce sonrojo que sea noticia, o que se vea como una agresión, que no podamos hablar del tema», insistió. En ese sentido, Casado advirtió de que nadie está yendo contra el catalán ni contra la libertad de los padres, y que sólo quieren garantizar dicha libertad para los que quieren que sus hijos aprendan en castellano. «Lo que defiende el PP es muy sensato y lo avalan los tribunales. Si hay sentencias son para cumplirlas», comentó, antes de desmarcarse de la intención del Gobierno de Baleares de exigir el conocimiento del catalán en la sanidad pública.

Últimas noticias