El PP no toca la reforma del aborto tras el rechazo de los críticos a los cambios

El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, ayer, durante la presentación de la campaña
El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, ayer, durante la presentación de la campaña

La reforma de la Ley del Aborto sigue dando quebraderos de cabeza a la dirección del Partido Popular. Han estado negociando con el reducido grupo de diputados críticos con la decisión del Gobierno de esperar a que se resuelva el recurso que presentaron ante el Tribunal Constitucional (TC) contra la «ley de plazos» de José Luis Rodríguez Zapatero y limitar la modificación de la misma a anular la cláusula que autorizaba el aborto de menores sin consentimiento paterno.

Pero las propuestas que les han hecho no han servido de momento para desencallar del todo la situación, por lo que, salvo novedad de última hora, se inclinan por dejar la reforma como está y someter el martes su texto a votación. Con la voluntad de estudiar luego las enmiendas de la oposición, puntualizan.

«No vamos a crear otro problema si luego ni siquiera sirve para que apoyen la ley», sentencian fuentes de la dirección popular.

Valoran así el hecho de que a los críticos les habían ofrecido la posibilidad de modificar vía enmienda el artículo 18, cuando habla de «derecho a la asistencia para la práctica de la interrupción», para quitar la palabra «derecho», pero manteniendo la garantía de la asistencia. En el cuerpo de la ley es la única vez que aparece la palabra «derecho», aunque la ex ministra de Igualdad Bibiana Aído no dejase de predicar que el aborto es un derecho. Éste es uno de los puntos controvertidos en el debate entre los partidarios y los detractores del aborto y de la legislación que aprobó el PSOE. La enmienda en la que ha trabajado la dirección popular supondría, en la práctica, un retoque formal, que no afecta al contenido de la ley ni a la asistencia sanitaria de las mujeres que cumplan los requisitos legales para abortar. Sería sólo un cambio de denominación.

De los críticos, hay cuatro que no han dado del todo su brazo a torcer y que continúan sin tener claro su apoyo a la reforma en la votación del martes, pese a esta modificación en la que han estado trabajando. Son Eugenio Nasarre, Lourdes Méndez, José Eugenio Azpiroz y Javier Puente, que estaba de viaje en la última conversación.

El martes pasado el portavoz parlamentario, Rafael Hernando, y su adjunto, José Antonio Bermúdez de Castro, se reunieron con estos diputados críticos con la decisión del Gobierno de retirar la reforma del aborto impulsada por el ex ministro Alberto Ruiz-Gallardón, y que suponía derogar la «ley de plazos» para volver a la ley de supuestos. Ahí se les ofreció presentar en el plazo de enmiendas esta revisión del artículo 18. La semana que viene la ley pasará a comisión, volverá a Pleno y de ahí, al Senado.

La enmienda no está aún redactada ya que la dirección popular ha estado valorando su sentido si no sirve para contentar tampoco a los más díscolos. Aunque la modificación sí sonó bien a la Conferencia Episcopal, según le trasladó Monseñor Ricardo Blázquez a Hernando. A día de hoy, la sensación es que esta enmienda no se materializará.

Rafael Hernando explicó ayer que el PP está en un proceso de diálogo para buscar un consenso interno y con la sociedad, manteniendo siempre los principios del Partido Popular en coincidencia con lo que es la jurisprudencia del Tribunal Constitucional (TC) y del Derecho Internacional: «Que el aborto no es en absoluto un derecho; el aborto es, desgraciadamente, un trauma».

Añadió que «esto» es lo que el Partido Popular va a defender desde la tribuna del Congreso de los Diputados, «independientemente de que los proyectos de ley se debatan en comisión y los grupos presenten sus enmiendas», informa Ep. «Nosotros estaremos atentos a las enmiendas, también intentaremos recoger lo que nos han planteado distintos miembros del Grupo Popular con el objeto de obtener un consenso», explicó.

En esta coyuntura, todo indica que el martes habrá un pequeño grupo de diputados del PP que no respaldará la reforma impulsada en forma de proposición de ley por el Grupo Parlamentario Popular. Modifica la Ley de Autonomía del Paciente para restablecer la situación anterior a la Ley de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo.